Una de las quejas más comunes en el ámbito de la belleza es que el pelo está seco y encrespado o que parece apagado y sin vida. El lugar, el color de la piel y el color del pelo no son factores significativos: mujeres de todo el mundo, tanto si tienen el pelo grueso y encrespado como fino y seco, tienen una causa común: cómo prevenir el pelo seco y quebradizo. Estos 10 consejos ayudarán a resolver el problema; 5 son sobre el tratamiento para el cabello seco y los otros 5 tratan de factores del estilo de vida que también tienen un gran impacto.

La batalla contra el pelo quebradizo: tratamiento capilar para prevenir el cabello seco

  1. Utiliza un champú hidratante. Puede parecer simple, pero cada tipo de champú funciona de un modo diferente. Los champús que contienen sulfatos o alcohol pueden eliminar demasiada hidratación natural y hacer que tu pelo se seque demasiado. Busca un champú que sea específicamente hidratante, nutriente o revitalizante, como Fructis Nutri Repair 3 Butter. Los champús que contienen aceites son especialmente efectivos a la hora de hidratar y tratar el pelo encrespado o seco; debes buscar un champú que no tenga sulfatos ni alcohol y que contenga aceites nutritivos.
  2. No te laves el pelo demasiado. De algún modo muchos de nosotros nos hemos acostumbrado a lavarnos el pelo a diario como parte de la rutina capilar. Esto podría ser un problema. El lavado diario se cobra un peaje en nuestro cabello y sin duda puede causar fragilidad y secar tus aceites lubricantes naturales. El champú en seco es eficaz, aunque en realidad a las personas con el cabello seco no les hace falta entre lavados. ¿Por qué no pruebas un estilo de peinado sin lavado? Si normalmente llevas el pelo suelto, un estilo diferente, cepillado o sujeto con una pinza o diadema, puede ocultar un pelo sin arreglar y hacer un cambio original.
  3. Utiliza acondicionador hidratante. Todos sabemos que el acondicionador es esencial en la lucha para evitar el cabello seco, pero, al igual que con el champú, los ingredientes son cruciales. Busca uno que contenga aceites vegetales y que tenga una consistencia untuosa en lugar de líquida. Probablemente significará que contiene muchos aceites nutrientes en lugar de agua añadida. No escatimes el tiempo que te dejas el acondicionador puesto; un simple minuto o dos pueden marcar la diferencia entre un tratamiento que penetra profundamente y es absorbido por cabello y otro que se va por el desagüe antes de haber podido cumplir su función.
  4. Utiliza un tratamiento intensivo de forma ocasional. Puede ser divertido preparar tu propio tratamiento intensivo con aceite de coco, almendras, macadamia o jojoba, quizás con un poco de tu aceite esencial favorito como fragancia, ¡aunque puede ser lioso y causar problemas a la hora de limpiar! Resulta más fácil utilizar un tratamiento intensivo de los que se encuentran en el mercado, como la mascarilla Fructis Butter de Garnier, que puedes utilizar como mascarilla normal o sin aclarado. La ventaja es que no solo contiene manteca de karité o ricos aceites, sino que también contiene acilglicéridos, combinaciones naturales de ácidos grasos y glicerol para suavizar las capas externas de cada cabello, de forma que retiene la hidratación.
  5. No apliques demasiado calor. Después de haberte tomado tantas molestias para prevenir el cabello seco, no lo eches todo por la borda aplicando demasiado calor a tu pelo con el secador o con otras herramientas de peinado. Hazlo lo más breve posible, a baja temperatura, y protege tu pelo de antemano con un aceite acondicionador, siempre y cuando sea de textura ligera y cremosa en lugar de espesa y grasienta. Otro consejo sencillo para evitar la fragilidad es utilizar un peine de púas anchas con el pelo mojado; si te cepillas el pelo, es más fácil que se rompa.
  6. ¡Vuelve, mantequilla, está todo perdonado! Un pelo brillante y saludable procede en parte del interior. La moda de tomar alimentos bajos en grasas y sin grasas está quedando desacreditada y cada vez está más aceptado que las grasas saludables, en proporciones adecuadas, son esenciales para la salud de todo nuestro organismo, incluido el cabello, por supuesto. Si consumes una cantidad razonable de mantequilla y otras grasas saludables, esto se reflejará en tu pelo, ya que será menos quebradizo, más fuerte y tendrá mayor capacidad para mostrarse brillante y sano. Come almendras y nueces de macadamia, aguacates y pescados grasos como el salmón. ¡Son superalimentos para tu pelo y se notará!
  7. Protege tu pelo de los elementos de la naturaleza. La luz del sol directa hace que tu pelo pierda color, flexibilidad y brillo. La solución es fácil: utiliza un espray o una mousse de protección solar o, incluso más fácil, ponte un sombrero, un turbante o un pañuelo cuando te expongas al sol. Por otro lado, los ambientes interiores sofocantes con calefacción central también pueden provocar sequedad, así que intenta mantener el ambiente húmedo con un humidificador o con plantas de interior y, de vez en cuando, abriendo las ventanas. Si nadas en el mar, aclárate el pelo en agua limpia lo antes posible después para evitar el cabello seco como resultado de demasiada sal deshidratante.
  8. Protege también tu pelo de los elementos no naturales. Uno de los principales culpables de volver el pelo apagado y sin vida es el cloro de las piscinas e incluso en menor grado el del agua del grifo doméstica. Para las piscinas, ponte un gorro o bien, si no soportas cómo te queda, aclárate el pelo inmediatamente después. Si el agua corriente tiene mucho cloro, ten en cuenta que una opción que podría ayudarte es un filtro de carbón vegetal. ¿Y hay algo menos natural pero más divertido que el tinte para el pelo? Si te tiñes el pelo, debes darle un cuidado adicional protegiéndolo y utilizar de forma rutinaria una mascarilla capilar para cabello dañado.
  9. Córtate el pelo con frecuencia. No tiene que ser un corte drástico ni un cambio de peinado, pero recortar las puntas más o menos un centímetro cada dos meses realmente ayudará a que tu pelo se vea sano. El pelo seco y encrespado suele ser más problemático en las puntas, de modo que un ligero recorte se ocupará de la peor área. Esto es especialmente importante si has utilizado algún tratamiento químico como tintes, permanentes y alisantes, en que los daños pueden ser más pronunciados en las puntas.
  10. Evita los peinados que tensan el pelo. Si alguna vez te recoges el pelo con una goma elástica, ¡no lo hagas! Esto es muy obvio, pero si normalmente llevas el cabello en trenzas, colas de caballo, con postizos o rastas, se trata de peinados que, además de tirar del pelo desde el nacimiento en el cuero cabelludo, también estiran y tensan cada cabello individual. Esto inevitablemente provoca que el pelo se vuelva quebradizo y áspero. Intenta alternar los estilos de peinado complicados con otros más naturales y sencillos o resérvalos para ocasiones especiales.

Algunas veces, solo hay que aplicar un poco de sentido común; otras necesitas una solución sorprendente como una mascarilla de consistencia untuosa. ¡Prueba seguir nuestros 10 consejos y no olvides hacerte con nuestra nueva gama Fructis Nutri Repair 3 Butter!

También te interesará

1 Comentario

    • BLANCA GOMEZ

      He comprado Original remedies de aguacate , y la verdad es que me extraña que no pongan en el frasco el modo de uso,de ese modo una no sabe si lo tiene que acflarar o no es necesario,considero que la etiqueta no es lo suficientememte explicativa.

DEJA UN COMENTARIO