Seguramente te has alisado el pelo con plancha en alguna ocasión, si no lo haces todos los días, que nos conocemos… La plancha es un herramienta que forma parte indispensable en el tocador de cualquier chica, y no es para menos, pues a más de una nos hace la vida mucho más sencilla.

Si la utilizas a menudo, conocerás la importancia que tiene, más si tu pelo es rizado, ondulado o encrespado, y lo más probable es que la plancha sea tu fiel aliada para conseguir un pelo liso e impecable. Pero, ¿sabes cómo alisarte el pelo con la plancha de forma correcta? ¡Sigue leyendo para que puedas responder a esta pregunta!

La mejor plancha no tiene que ser la más cara

Vamos a comenzar hablando de la plancha en sí. El mercado ofrece una gran variedad de productos: podemos encontrar los modelos de cerámica, de turmalina, de titanio ¡y hasta existen planchas de acero! Los precios son también muy diferentes.

Debido a que tendemos a pensar que lo más caro es lo mejor, siempre que vamos a comprar una plancha, optamos por la del precio más elevado, pero eso no quiere decir que sea la mejor y la que menos daño le haga a tu melena. En estos casos, es cuando conviene pedir la opinión de expertos, pues la mayoría de éstos piensan que las de titanio son las mejores, ya que se calientan de forma rápida, mantienen la temperatura invariable y con ellas no necesitas dar muchas pasadas.

¿Cómo plancharte el pelo sin dañarlo en el intento?

Si eres de las que aun sabiendo el daño que causa la plancha a tu melena no puede renunciar a su uso, te van a venir muy bien estos consejos para dañar tu cabello lo menos posible:

  • Lo principal que vas a necesitar, además de una plancha de calidad, es un protector térmico. Aunque uses productos como mascarillas, cremas, serums… Ninguno de ellos suple el protector térmico, más en los casos de pelo teñido o con mechas.
  • Muchas veces usamos una temperatura muy alta pensando que así plancharemos más rápidamente el pelo y le haremos menos daño al tener que hacer menos pasadas, pero lo cierto es que, dependiendo del tipo de pelo, hay que elegir una temperatura u otra. La mayoría de la planchas dejan elegir desde 160 grados a 230. Para el pelo fino, dañado y reñido, hay que optar por 160 grados, para el pelo sano y sin color 180 grados, y para el pelo grueso, rebelde y sano 230 grados.
  • Nunca, nunca planches el pelo estando mojado, ya que es el momento en el que tu pelo está más vulnerable y se multiplicará considerablemente el daño.
  • Se tiende a pensar que cuantas más pasadas se aplican al cabello, mejor resultado, pues muy mal. Hay que pasar la plancha las mínimas veces posibles. Cuando consigas que tu pelo se quede liso, ¡stop!
  • También se piensa que, tras el planchado, no hay que aplicar ningún producto, ya que puede estropear el resultado u ondularlo, pero en realidad aplicar algún serum o aceite es ideal para sublimar el brillo y dejarlo más pulido, eso sí, hay que aplicar una pequeña cantidad de medios a puntas.
  • A la hora de alisar el pelo, debes dividir tu cabello en mechones pequeños, así obtendrás mejor resultado que si seleccionas grandes secciones de pelo. Una vez pases la plancha por un mechón, procura no volver a hacerlo hasta que no se enfríe de nuevo.
  • Apórtale a tu pelo los nutrientes que necesita en cada baño para que a la hora de plancharlo esté fuerte. Para ello, procura utilizar mascarillas un par de veces por semana. En gama Fructis, disponemos de multitud de ellas, cada una dirigida a un tipo de pelo o a un tipo de problema capilar, ¡encuentra la tuya y anímate a probarla!

Con estos consejos, ahora sabrás cómo alisar el pelo con la plancha de forma correcta, consiguiendo un planchado pulido y perfecto que te durará todo el día, ¡incluso dos!

También te interesará

DEJA UN COMENTARIO