Tener una piel perfecta es el sueño de todas, pero no es un trabajo fácil si la genética no te la ha regalado. Por este motivo, hay que cuidarla, mimarla, crear rutinas perfectas que se adapten a ella y lo más importante, tener tiempo suficiente para llevarlas a cabo correctamente.

Una de la claves para tener una piel sana es tener el número suficiente de ceramidas. Estos son una familia de lípidos intercelulares que tienen lugar en la piel, cabello y uñas, y son las encargadas de mantener la cohesión de las células y de impedir la sequedad de los tejidos. Dicho de otra forma, es el cemento que deja unidas a las células.

Las ceramidas cumplen una función esencial en la salud de la piel, ya que facilitan la hidratación a través de la formación de una barrera protectora y, gracias a ello, las células se mantienen unidas y fuertes.

¿Por qué las ceramidas son esenciales para la piel?

Si el nivel de las ceramidas baja o se desequilibra, dará lugar a una piel seca y el proceso de envejecimiento será más rápido, ya que se empezarán a ver arrugas y líneas de expresión a nivel cutáneo. También puede crear enfermedades dermatológicas como el eczema y/o la dermatitis atópica. A nivel capilar, la falta estos lípidos hace que el cabello se vea seco, sin brillo, encrespado y con las puntas abiertas.

Las ceramidas también son muy efectivas para impedir los daños que causan los factores ambientales como las bajas temperaturas y los rayos solares.

Las ceramidas trabajan directamente sobre la capa córnea de la epidermis protegiéndola de las agresiones externas, como por ejemplo las infecciones bacterianas. Otra función por la que destaca es por su capacidad de regular la secreción sebácea, tanto en los folículos dermatológicos como capilares.

Es aconsejable que a cualquier edad se apliquen cremas humectantes e hidratantes que contengan ceramidas, puesto que capturan y retienen la humedad otorgando así al cutis una apariencia y una textura joven y saludable.

La ceramida, la llave para una piel deslumbrante

Las cuatro capas de la epidermis contienen ceramidas y juegan un papel importante en su bienestar, ya que crean una barrera que la protege de las infecciones y retiene la humedad en la misma.

Debido a la importancia que tiene este lípido y a las importantes funciones que lleva a cabo, se ha unido al ya extenso catálogo de materias primas que se incorporan a los cosméticos.

La composición de la nueva gama Rescue Mask de Garnier es muy rica en ceramidas. De dicha gama, forman parte cuatro mascarillas compuestas por ingredientes naturales, cada una de ellas pensada para solucionar un problema cutáneo diferente.

Una de ellas, la llamada reparadora, está compuesta por ceramida y miel, dos ingredientes esenciales para tener una piel hidratada y sana, y por ello esta mascarilla está pensada para aquellas pieles secas que necesitan más ceramida. Si este es tu caso, pruébala y verás como, tras el primer uso, notarás que la textura de tu piel se vuelve cada vez más suave y tersa.

También te interesará

DEJA UN COMENTARIO