Usar crema facial por la noche forma parte del ritual de belleza que hay que llevar a cabo diariamente para mantener un cutis radiante. Pero, al igual que otros productos, la solemos aplicar de forma incorrecta y nos quejamos de que no surten el efecto prometido…

¡Hoy te demostraremos la forma correcta de usar la crema de noche!

Pasos para aplicar la crema de noche:

  1. En primer lugar, hay deshacerse de los restos del maquillaje. Para ello, puedes utilizar algún agua micelar de Garnier porque sus activos limpiadores actúan como imanes atrapando todo tipo de impurezas y suciedad. Eso sí, normalmente, el maquillaje no desaparece a la primera, por lo que es recomendable aplicar posteriormente un gel limpiador. Para piel mixta o grasas, utiliza el Agua Micelar Purea Active Mat Control; si utilizas maquillaje waterproof, lo mejor para ti es el Agua Micelar en Aceite; y para todo tipo de pieles, usa el Agua Micelar Todo en 1.
  2. El segundo paso es proceder a aplicar una crema facial hidratante. La cantidad aquí es importante, tienes que ser generosa, pero sin pasarte. Si aplicas poco, no podrás realizar un masaje completo (para que penetre mejor) porque se absorberá enseguida.
  3. ¿Cómo hacerlo? Coloca la dosis que necesitas del producto sobre el dorso de la mano y ve aplicándola poco a poco sobre las áreas del rostro. ¡Muy importante! No cometas el clásico error de aplicar la crema en las palmas de las mano, frotarla y llevarlas a la cara.
  4. Aplica la crema realizando movimientos circulares que vayan desde el centro hacia afuera. Realiza pequeños círculos ejerciendo una ligera presión.
  5. Comienza por la frente, dibujando círculos con las yemas de ambas manos, desde el centro hacia afuera, y continua hacia las sienes para volver al punto de partida. Repite esta serie de movimientos unas cuantas veces.
  6. El siguiente paso es la línea central de la cara. Inicia los movimientos circulares desde las aletas de la nariz hacia los laterales, con una dirección siempre ascendente, hacia la parte superior de las orejas.
  7. Masajea el mentón con movimientos circulares desde el centro hacia afuera siguiendo la línea del óvalo facial.
  8. Finalmente, aplica la crema de noche en el cuello, realiza movimientos de planchado desde el mentón hasta el escote, presionando ligeramente.

Siguiendo estos pasos, estarás aportando a tu rostro una gran cantidad de nutrientes que, con el tiempo, mejorarán su aspecto.

Si aún no tienes una crema de noche, te recomendamos los bálsamos Botanicals de Garnier. Puedes elegir entre el Bálsamo Nutritivo de Miel de Flores, Bálsamo Calmante de Agua de Rosas, o n cremas hidratantes calmantes. Puedes elegir entre Agua de Rosas, Miel de Flores, Hoja de Té Verde o Savia de Aloe. Ambos (bálsamos e hidratantes) pueden funcionar como crema de día y de noche y se encargarán de hidratar, nutrir y proteger la piel relajando tus rasgos faciales.

También te interesará

DEJA UN COMENTARIO