¡Acércate al espejo! Los ves, ¿verdad? Siempre están ahí. Nunca se quieren ir. Y es que eliminar los puntos negros de nuestro rostro es, sin duda, una tarea muy complicada.

Los puntos negros son suciedad. Esto no quiere decir que no nos lavemos la cara y por eso aparezcan en nuestro rostro, sino que hay otros factores como la contaminación que juegan un papel fundamental en la aparición de esos puntos negros y espinillas. Por eso, las personas que viven en ciudades grandes, son más propensas a que estos aparezcan en su nariz.

Pero este no es el único factor que los provoca. Es muy importante tener una rutina de limpieza diaria de nuestra cara, sobre todo si nos maquillamos, para evitar su aparición. Así, evitaremos que aparezcan más puntos negros y podremos lucir una piel visiblemente sana.

Por qué aparecen los puntos negros

¿Por qué aparecen los puntos negros?

Nuestro cuerpo suda. Y, por lo tanto, nuestros poros también. Para ello, necesitan abrirse. Al hacerlo, si lo que se encuentran en el exterior es contaminación o una capa sólida de maquillaje, evidentemente, será difícil que cuando se cierren, nuestra piel esté limpia.

Seguramente, alguna vez habrás intentado eliminarlos con tratamientos faciales como mascarillas o limpieza de cara más exhaustivas. Pues bien, no ibas mal encaminada, pero hoy te vamos a enseñar la solución definitiva para eliminarnos sí o sí.

El mejor tratamiento facial: la mascarilla de carbón.

Los tratamientos faciales son nuestro mejor aliado. Por ello, la mascarilla es un recurso muy aclamado por todas en algún momento de nuestra vida: es práctica, fácil de usar y muy efectiva. Y, si a estos trucos de belleza, le añadimos además las propiedades de los componentes con los que las realizamos, ¡ya tenemos el plan perfecto para el cuidado de nuestra piel!  Si usamos carbón, entonces ya está en nuestras manos (o más bien en nuestro rostro) la solución para eliminar esa suciedad que tan mal nos hace.

El carbón es muy bueno porque desintoxica y limpia la piel en profundidad. Por ello, vamos a enseñarte cómo hacer una mascarilla de carbón.

Lo primero que necesitas son los ingredientes. Para esta mascarilla, bastará con tener:

como hacer una mascarilla

  • Un sobre de gelatina líquida: Es importante que no tenga sabor para que sea lo más natural posible.
  • Leche (sólo media cucharada)
  • Carbón activo (una cápsula): Se puede adquirir en herbolarios.

 

 

 

Preparación:

  1. Mezcla la leche y la gelatina líquida en un recipiente.
  2. Calienta la mezcla en el microondas. 10 segundos aproximadamente.
  3. ¿Ya tiene una textura gelatinosa? Entonces, es el momento de añadir la cápsula de carbón.
  4. Remueve bien para que el polvo del carbón y el resto de ingredientes se junten correctamente.
  5. ¡La mascarilla está lista! Aplícala en las zonas donde detectes que hay más suciedad y déjala actuar durante unos 15 minutos.
  6. ¡Es hora de ver los resultados! Retira la mascarilla en dirección de abajo hacia arriba.

Y ¡voilà! Tu piel está más suave, luminosa y, sobre todo, más limpia. ¿Ya lo notas? ¡Di hola al carbón y adiós a los puntos negros!

También te interesará

DEJA UN COMENTARIO