Para muchas chicas, la plancha es una herramienta imprescindible en su día a día para lucir una melena perfecta e impecable, pero como todo lo bueno, tiene una cara mala: las planchas pueden ser muy dañinas para el pelo, ya que lo exponen a una fuente de calor que, a veces, si nos pasamos, puede ser muy potente y perjudicial. Por este motivo, a la hora de usar la plancha, ten presente que estas sometiendo tu melena a un daño que puede ser irreparable y, por ello, debes tomar ciertas precauciones.

¡No te pases con la temperatura!

El primer gran error que se suele cometer es poner la plancha a la temperatura máxima, pensando que así se necesitan menos pasadas. La cuestión es que, dependiendo del grosor del pelo, se necesita una temperatura u otra. Aquí te dejamos algunas claves:

  • Pelo fino, dañado o teñido: 160 grados.
  • Cabello sano: 180 grados.
  • Pelo grueso rebelde y sano: entre 180 y 230 grados.

Otro error muy común es empeñarse en pasar y repasar la plancha por el mismo sitio. No olvides que, cuando llegues al resultado que querías inicialmente, no se recomienda volver a pasar la plancha más veces porque lo único que conseguirás es maltratar tu cabello, algo que se traducirá más tarde en sequedad, encrespamiento y rotura.

Para controlar mejor el planchado, evita dividir el pelo en particiones grandes, aunque pueda parecer que así vas a terminar antes, en realidad solo conseguirás perder tiempo. En cambio, divide tu cabello en particiones pequeñas y, cada vez que planches una, sujétala con pinzas, ¡así tú controlarás el cabello y no él a ti!

Por otro lado, debes procurar que tu pelo esté siempre limpio y completamente seco antes de plancharlo, ¡el aspecto final será mucho mejor!

El aceite, el toque final para un planchado perfecto

El aceite puede ser tu gran aliado para proteger el cabello, si lo utilizas habitualmente podrás obtener grandes beneficios, como la hidratación y el brillo. Aplica unas gotitas de aceite de medios a puntas antes de planchar y, si es necesario, emplea otras gotitas después. El aceite además de proteger el cabello, mantendrá su hidratación, eliminará el frizz y lo dejará brillante. Te proponemos utilizar el aceite en crema Oliva Mítica de Original Remedies.

Consejo final: no te planches el pelo todos los días, de hecho, si puedes evitar la plancha, no dudes en hacerlo. También recuerda que cada vez que te planches el pelo debes aplicarte un protector térmico, así evitarás algo de sufrimiento a tu melena.

Sigue estos consejos y verás cómo, tras el alisado, tu pelo estará perfecto, y lo más importante, ¡sano y brillante!

También te interesará

DEJA UN COMENTARIO