A los niños pequeños les encanta jugar al aire libre, y es fantástico ver cómo descubren el mundo natural bajo el sol. Sin embargo, el sol puede ser muy dañino para la piel sensible de tu hijo y nadie quiere correr el riesgo de que sufra daños solares. Los niños pequeños pueden ser difíciles de manejar a la hora de ponerles la crema solar, por lo que siempre es mejor tener un plan. Aquí tienes algunos consejos sobre protección solar para mantener a tu pequeño protegido durante las vacaciones.

Crema solar

Los niños pequeños tienen una piel muy sensible; en su caso es mejor prevenir que curar. Elige una crema solar con un factor de protección alto que bloquee tanto los rayos UVA como los UVB. Al estar diseñadas específicamente para pieles sensibles jóvenes, las cremas solares infantiles son una opción fantástica.

Los protectores solares deben aplicarse siempre como mínimo 20 minutos antes de exponerse al sol para permitir que los ingredientes activos puedan ponerse en funcionamiento. Cuando se trata de tu hijo, es aún más importante. ¡No querrás tener que intentar ponerle crema solar a un niño alborotado en cuanto llegues a la playa, con todo lo que tendrás que hacer!

No obstante, deberás volver a ponerle crema cada dos horas (y más a menudo si se baña). Será más fácil proteger a tu pequeño si le gusta la crema solar. Convierte la protección solar en algo divertido con una crema solar en spray, tómate tu tiempo y conviértelo en una experiencia relajante.

Protección extra

Incluso cuando se aplica de forma generosa y se vuelve a aplicar a lo largo del día, la crema solar por sí sola no es suficiente para proteger a tu hijo del sol. Los niños pequeños tienen menor tolerancia al calor y son vulnerables a los golpes de calor y la deshidratación.
Asegúrate de que tu pequeño bebe mucha agua y pasa bastante tiempo a la sombra para mantenerse seguro y feliz. Lleva contigo una sombrilla resistente para los días de playa, y planifica las actividades para evitar exponeros al sol entre las 11.00 y las 15.00 h. Ten a mano un sombrero, ropa ligera y gafas de sol para tu pequeño, así como mucha agua.
Por encima de todo, haz que tu hijo se divierta al sol mientras permanece protegido.

También te interesará

DEJA UN COMENTARIO