Tu piel es tu carta de presentación diaria, y por este motivo, ¡debes tenerla lo más cuidada posible! Para tener un cutis ideal, no vale únicamente con lavarlo y exfoliarlo todos los días, sino que la crema hidratante también es fundamental independientemente de tu tipo de piel: normal, grasa, mixta o seca. De hecho, las cremas empleadas regularmente para la cara, son los productos más vendidos de cosmética, tanto en hombres como en mujeres.

Se utilizan, no solo por una cuestión de belleza y estética, sino por el bienestar de la piel, ¡es una necesidad! Existen agentes externos como el viento o el sol que la dañan, así como agentes internos, como pueden ser el estrés diario, la tensión acumulada o tu estado hormonal.

Cremas hidratantes según tu tipo de piel

Lo fundamental, para cualquier tipo de piel, es la limpieza. Sabemos que es una tarea que a veces puede dar mucha pereza, pero es recomendable que te laves el cutis con productos adecuados y que lo exfolies frecuentemente. De esta manera, estará sana y libre de impurezas para los tratamientos posteriores.

Para las pieles secas, las cremas que tienen aceites esenciales en sus componentes son muy beneficiosas. Debido a la sequedad de las glándulas sebáceas en este tipo de pieles, los aceites aportan más nutrición e hidratación que de la que dispones de forma natural.

En las pieles grasas, que son las más gruesas y duras, la actividad de las glándulas sebáceas es mucho mayor, por lo que necesitas aplicarte una crema a base de agua, que sea muy ligera y de rápida absorción y, por supuesto, ¡0 grasa!

Para las pieles sensibles también existen productos específicos, ya que son mucho más delicadas que el resto. En este sentido, debes conocer la crema un producto ideal que cuenta con una hidratación antioxidante de origen natural y que se absorbe con mucha rapidez. Es increíble, pero ¡también es completamente apta para las pieles secas o grasas!

¿Cómo aplicar una crema facial adecuadamente?

Una vez que tengas la cara limpia y libre de impurezas, debes proceder a echarte la crema realizando un ligero masaje circular, ya que, de esta manera, mejorarás la circulación sanguínea de la zona potenciando la absorción de los compuestos activos del producto. ¡Conseguirás rápidamente un aspecto único!

También es recomendable que te eches una pequeña cantidad de crema más superficialmente y, después, hacer que penetre bien haciendo una presión suave con los dedos en todas las zonas para mejorar la absorción del producto.

Pero si estás cansada de estos productos faciales tan típicos, ¡llega la auténtica revolución! ¡La refrescante Bruma Hydra Bomb! Una fórmula única que no se unta como cualquier otra crema, sino que, simplemente con apretar un botón, podrás sentir una ligera brisa en la cara. Esta bruma hidrata tu piel y la protege de todas las agresiones externas. ¡Lo ideal es que puedes llevártela a cualquier parte y usarla sin ningún problema gracias a su comodidad de empleo!

¡Sigue estos consejos al emplear las cremas faciales! Notarás un aporte extra de hidratación que mejorará rápidamente el aspecto de tu piel, ¡lucirás un rostro envidiable y muy suave!

También te interesará

DEJA UN COMENTARIO