Según el conocido dicho, ”la cara es el espejo del alma”, pero no solo eso, también es una de las cartas de presentación más potentes que existen. Ni te imaginas lo que puede decir de ti una piel reseca, grasa o repleta de manchas. En efecto, ¡todo maldades!

A menudo, es normal tener la cara un poco abandonada en cuidados, por no tener tiempo para mimarlo como desearías. Por eso, te damos las claves de cuidado de la piel sensible para que puedas ¡decir adiós a la pereza!

Piel sensible de la cara, ¿qué es exactamente?

Es muy común dar por sentado que la piel de la cara es sensible, simplemente, porque, en algún momento de tu vida, una crema te provocó reacción o porque tu tez se enrojece al más mínimo roce con determinados tejidos.

Sin embargo, todas esas situaciones no siempre están relacionadas con una piel sensible. De hecho, la única manera de conocer el tipo de piel que tienes es yendo a la consulta de tu dermatólogo.

Una vez tengas el veredicto de piel sensible de la cara o de algunas partes de la misma, habrá llegado el momento de buscar los productos que favorezcan el cuidado de tu piel y no resulten perjudiciales para ella, como por ejemplo el Agua Micelar Todo en 1, apta para todo tipo de pieles ¡así que con ella no te la juegas! 😉

Rutina de cuidados para la piel sensible de la cara

Tomar 0 riesgos y proteger. Estas tienen que ser tus máximas tanto si la totalidad de la piel de tu cara es sensible como si solo lo es la de, por ejemplo, tus mejillas. Por tanto, los productos de limpieza y cuidado que utilices deben cumplir con esos requisitos.

Además, para que saques todo el partido a la piel sensible de tu cutis, te aconsejamos lo siguiente:

  • Apuesta por la suavidad, es decir, por eliminar el maquillaje o la suciedad que se acumula a lo largo del día de forma sosegada, con paciencia.
  • Por supuesto, la piel sensible también debe ser exfoliada, de forma suave y diariamente, y de forma más agresiva un par de veces a la semana. Eso sí, quedan prohibidos todos aquellos productos exfoliantes que contengan retinol ya que te producirán antiestéticos enrojecimientos en el cutis, también llamado cuperosis.
  • Trata de no exponer la piel sensible de la cara a cambios bruscos de temperatura y evita a toda costa los entornos secos.
  • El alcohol y el tabaco son perjudiciales para todos los tipos de piel, pero sobre todo para la sensible, pues es más delicada y hacen que se seque con mayor rápidez. Por tanto, cuanto más lejos de ti, mejor.

Como ves, los cuidados para una piel sensible no te harán perder mucho de tu tiempo libre, pero lo mejor no es eso, sino que ¡fortalecerán tu cutis! de tal manera que podrás presumir de piel tersa, iluminada e hidratada en cuanto pasen unos pocos días. No lo dudes más y ¡devuélvele la vida a la piel de tu rostro!

También te interesará

DEJA UN COMENTARIO