Tener una piel seca y agrietada puede ser un problema bastante engorroso para muchas mujeres, ya que además de presentar una textura incómoda, visualmente no resulta favorecedora porque tiene un aspecto deslucido y apagado. Sin embargo, gracias a las alternativas que nos proporciona la naturaleza, podrás poner fin a este problema, deshaciéndote rápidamente de la piel agrietada con un ingrediente de múltiples propiedades: la miel.

Goza de una piel hidratada con la ayuda de la miel

Se ha hablado sobre la miel en múltiples ocasiones. Sus bondades son tantas y sus usos resultan tan variados que no los terminaremos de descubrir en otros cientos de años. La antiguas civilizaciones apreciaban mucho este ingrediente y lo usaban para infinidad de rutinas cotidianas, desde tratamientos estéticos hasta médicos, pasando por los usos gastronómicos. Pero, sin duda, una de sus aplicaciones más comunes y efectivas tuvo y tiene su lugar destacado en el terreno de la belleza.

A continuación, repasamos los efectos de este manjar dulce sobre la piel, concretamente, en el cutis, y siendo más específicos aún, sobre el cutis seco.

Este néctar es popularmente apreciado debido, esenciales, a sus poderes: el antiinflamatorio, el nutritivo, el antibiótico y el regenerador. Contiene todo lo necesario para reparar daños y conseguir sanar y rejuvenecer la dermis.

¡Di adiós a la piel seca con la ayuda del néctar dorado!

La miel es especialmente efectiva en la piel seca y agrietada, ya que contiene un gran abanico de componentes que hacen posible la regeneración de la células, aportando los niveles óptimos de hidratación, elasticidad y tonificación a la piel. Todo ello, ayuda a que se muestre totalmente renovada y fortalecida.

También es ideal como exfoliante natural, porque su contenido rico en azúcares y sustancias como la fructosa, la glucosa y los ácidos alfa-hidróxidos le permiten realizar una exfoliación que deja la piel revitalizada y muy, muy suave. Además, actúa como regenerante de las células muertas y no es nada agresiva, ¡un aspecto que le hace ganar muchos puntos!

Otra característica muy interesante de este ingrediente es que independientemente del tipo de piel sobre la que se aplique, la miel aporta innumerables beneficios a la dermis, siempre haciendo que esta se vea más sana y nutrida.

Por eso, desde Garnier te recomendamos que pruebes la Rescue Mask  Reparadora, una mascarilla monodosis de miel, indicada para pieles secas y muy secas. Funciona genial y en tan solo 10 minutos es capaz de nutrir, suavizar la piel y aliviar la molesta sensación de tirantez.

Sin duda, la miel contiene la fórmula perfecta e ideal para que consigas, de una vez por todas, dar portazo a la tediosa piel seca. Además, ¡notarás la mejoría desde la primera aplicación!

 

También te interesará

DEJA UN COMENTARIO