Existen muchos productos que nos permiten cuidar la salud de nuestra piel. Pero lo cierto es que hay tantos productos como mitos falsos en lo que a belleza y cuidado se refiere. En este aspecto, los aceites para la piel son los principales protagonistas. Y es que, ¿cuántas veces hemos escuchado que los aceites engrasan nuestra piel?

Desmontando mitos

Como adelantamos, estos cosméticos que utilizamos con frecuencia no son malos, ni provocan en nuestra piel más grasa de la habitual. Si eres una persona con piel grasa puedes usar aceites. No te preocupes porque no por ello vas a ir con la cara brillante por el mundo, ni con más sebo del que deberías tener. Como en todo, existen diferentes tipos de aceites para diferentes tipos de piel, tanto si tienes la piel seca, como si la tienes mixta o grasa.

La función principal del aceite es hidratar nuestra piel. Y esto lo necesitamos todas las personas del universo, sea como sea nuestra piel. Por ello, las personas que tienen más sebo también necesitan hidratarse. Y para ello, sin duda, la mejor opción para hacerlo son los aceites.

Si en algún momento has notado que al utilizar aceites para tu rostro o cuerpo, tu piel se ha quedado más grasa de lo habitual, puede ser que no estuvieras usando un producto de buena calidad. Y es que estos dejan residuos en la piel y la engrasan, pero no es lo común. Si notas que se engrasa, prueba con otra gama de productos.

Beneficios de los aceites para la piel

Aunque existen diferentes tipos de aceites, los más usados son los aceites vegetales. Con esto nos referimos a aceite de almendras, de argán o de oliva, entre otros.

Este tipo de aceites aportan ácidos grasos, lo que hace que nuestro organismo se impregne de vitaminas A, E, D y B, elementos esenciales que necesitamos en nuestra piel.

Entre sus beneficios principales se encuentran los siguientes:

  1. Fuente de luz. Estos aceites vegetales dan luminosidad y vitalidad a nuestra piel.
  2. La mejor hidratación. Aportan el elemento esencial para el cuidado de la piel: una buena hidratación.
  3. Tienen la capacidad de reducir las líneas de expresión de nuestro rostro. Por lo tanto, tienen un comportamiento antiedad perfecto para nosotras.
  4. La protección ideal. Nuestro rostro debe tener un equilibrio perfecto entre sebo (aceite) y agua porque estos dos elementos son los que protegen todas las capas de nuestra piel. Por ello, los aceites otorgan esa protección tan necesaria.

Como ves, utilizar aceites para la piel no sólo no es una mala opción, sino que es el mejor recurso que podemos utilizar para mantener una piel sana y equilibrada. Incluye a tu rutina diaria de limpieza facial estos aceites vegetales y descubre todos los beneficios que aportan. ¿Preparada para deslumbrar con la salud y la belleza de tu piel?

También te interesará

DEJA UN COMENTARIO