Además de lavarse la cara con agua y jabón y echarse crema hidratante posteriormente, existe un paso importante que no deberías pasar por alto, que es el peeling facial. Utilizar un limpiador, al menos tres veces por semana, favorecerá el cuidado de tu tez, ya que te librará de toda la suciedad e impurezas que pueden permanecer en tu rostro.

Conviene realizarlo de manera habitual, aunque siempre depende de tu tipo de piel. Si tienes la piel seca o deshidratada, es bueno hacerlo dos veces en semana y con la piel seca. Si, por el contrario, tienes la piel sensible intenta aplicarte el peeling solo una vez por semana, ya que, de la otra manera, se irritaría el cutis mucho más.

Importancia del peeling facial

¿Por qué el peeling facial es tan importante? Básicamente porque con él promueves la regeneración cutánea mediante la eliminación de las células muertas que se encuentran en las capas más superficiales. Gracias a este efecto, se obtienen múltiples beneficios para la piel.

Es necesario deshacerse de las células muertas, ya que lo único que hacen es crear una capa encima de tu piel que no la deja respirar, dejándola apagada y sin ningún tipo de brillo. Con el peeling facial, consigues una piel regenerada más suave y mucho menos arrugada que la piel anterior de la que te has desecho.

Por supuesto, si estos productos contienen extractos naturales ricos en antioxidantes como los arándanos, el beneficio es mucho mayor, ya que, aparte de beneficiarte de las propiedades del peeling, te beneficiarás de otras múltiples características hidratantes y nutritivas.

Además de obtener una suavidad destacada y dejar tu piel tersa, tu rostro quedará completamente libre de impurezas debido a sus partículas que ayudan a arrastrar las pieles muertas. Sobre todo, es muy positivo para las pieles grasas, mixtas o con tendencia acnéica, puesto que desobstruye los poros en profundidad y extrae los puntos negros reduciendo la producción de sebo.

El peeling, un aumento en la producción de colágeno

Además de todas estas ventajas mencionadas, con el peeling facial, se mejora la elasticidad de la piel debido a un aumento en la producción de colágeno. Con ello, se aporta luminosidad al cutis, además de dejarlo completamente limpio y en perfectas condiciones para absorber todos los cosméticos que emplees a continuación.

Dos productos que debes tener en cuenta para estas rutinas son el Exfocepillo y el Gel Exfoliante 3 en 1 Carbón, ya que ambos reducen drásticamente la producción de sebo y exfolian las capas superiores de la epidermis. De esta manera, se evita el bloqueo de los poros y se eliminan las impurezas y bacterias que provocan la aparición del acné.

En conclusión, el peeling es un tratamiento que beneficia 100% a tu rostro. Gracias a sus excelentes propiedades regeneradoras, reparadoras y reestructuradoras de la exfoliación facial, ¡tu cutis se verá más cuidado, más vivo y más limpio que nunca!

 

También te interesará

DEJA UN COMENTARIO