Desde tiempos remotos, nuestros antepasados descubrieron las múltiples propiedades milagrosas de la miel, propiedades que han ido pasando de generación en generación hasta llegar a la actualidad. Y no han parado aquí, sino que día tras día, vemos como siguen apareciendo nuevos estudios que confirman la gran eficacia de este producto en ámbitos como el medicinal y el cosmético. Especialmente en el caso del segundo.

La miel, uno de los tesoros de belleza más antiguos

De esta forma, la miel ha llegado a ser uno de los productos naturales más preciados y más utilizados en el mundo de la cosmética. Por eso no es de extrañar ver en los comercios múltiples productos con este ingrediente como principal componente. Esto se debe a los múltiples poderes que posee, como por ejemplo: el antiinflamatorio, el nutritivo, el antibiótico, el regenerador, etc.

La miel es especialmente efectiva en la piel, ya que le aporta innumerables beneficios. En las siguientes líneas nombramos algunos de ellos:

  • Limpieza profunda. Sus propiedades penetran profundamente las capas de la dermis y la limpian expulsando la suciedad de forma efectiva.
  • Exfoliante natural. Su contenido rico en azúcares y sustancias como la fructosa, la glucosa y los ácidos alfa-hidróxidos, permiten a la miel realizar una magnífica exfoliación que deja la piel revitalizada y muy suave. Además, actúa como regenerante de las células muertas y no es nada agresiva, ya que a la vez que exfolia, hidrata la piel.
  • Contiene muchos de los minerales y vitaminas indispensables para mantener la piel hidratada durante todo el día, logrando así que, a largo plazo, luzca más tonificada y conserve su elasticidad natural.
  • Es eficaz a la hora de humectar la piel debido al alto contenido de minerales y nutrientes. La ayuda a verse renovada y profundamente rejuvenecida.
  • Ideal para cualquier tipo de cutis. Independientemente del tipo de piel, la miel aportará innumerables beneficios al cutis.
  • Antibacterial. Esta característica es particularmente interesante para los adolescentes y las personas que sufren acné en general. El efecto antibacterial de la miel ayuda a eliminar las impurezas causadas por el acné y repara las cicatrices que deja éste.

El néctar dorado es un ingrediente indicado para todo tipo de pieles

Si te han convencido las propiedades del néctar dorado y quieres probarlas en tu propia piel, te recomendamos el nuevo hidratante Miel de Flores de la gama Botánica. Es un producto compuesto por 96% de ingredientes de origen natural y que no contiene silicona, parabenos ni colorantes sintéticos.

Gracias a las propiedades anteriormente nombradas, este hidratante reduce la sensación de tirantez de la piel, y la nutre e hidrata inmediatamente, lo que la convierte en un componente ideal para aquellas pieles que son sensibles. También contiene antioxidantes de origen natural que ayudan a proteger la piel de las agresiones externas.

Este producto está pensado para aquellas pieles secas y que necesitan mucha hidratación y elasticidad. Si es tu caso, deberías probarla porque tras la primera aplicación, notarás cómo tu piel estará visualmente más purificada, equilibrada y tonificada.

También te interesará

DEJA UN COMENTARIO