El mundo de la cosmética y la belleza está constantemente introduciendo nuevas tendencias que prometen mejorar la textura de la piel y hacer que desaparezcan las imperfecciones. Muchas de ellas nos sorprenden, como por ejemplo el plátano o la miel, ya que siempre los hemos visto únicamente como alimentos. Pero una de las últimas novedades que está triunfando enormemente es el carbón. Éste ha pasado de ser el regalo perfecto para los niños que se portan mal a ser un ingrediente muy valioso en el mundo de la cosmética. Si deseas conocer el porqué de este cambio, enseguida te lo contamos.

El carbón, el súper ingrediente beauty del momento

En la actualidad, podemos encontrar carbón en mascarillas faciales, champús purificantes, bebidas detox y, lo más sorprendente, ¡en pastas de dientes blanqueadoras!

Seguramente, cuando piensas en el carbón, lo haces creando en tu mente una imagen de una piedra negra que, en cuando la tocas, ensucia las manos, pero, ¿sabes cómo se consigue el carbón cosmético? Algunos tipos de carbón se obtienen simplemente mediante la combustión de madera o cáscaras de coco, mientras que hay otros que provienen de turba o petróleo. Pero para que se pueda añadir a las fórmulas de belleza, se tiene activar previamente. Esto significa que se debe someter a un proceso de oxidación que aumenta su porosidad y potencia su absorción (capacidad para atraer toxinas). De esta manera, se consigue un elemento natural que tiene propiedades para desintoxicar al cuerpo, tanto por fuera como por dentro y eliminar un gran número de impurezas y toxinas.

El carbón, la solución perfecta para pieles acneicas

El carbón puede ser especialmente efectivo en pieles grasas y acneicas, pues tiene una gran capacidad para absorber grasa, realizar una limpieza profunda de la piel y disminuir los poros.

Sabiendo esto, en Garnier también nos hemos unido a esta tendencia y hemos creado Pure Active Intense 3 en 1 Carbón, un producto específicamente para pieles grasas y con tendencia acneica. Se trata de un único producto con tres usos distintos: purificador, exfoliante y mascarilla. El carbón se encarga de eliminar las impurezas, reducir visiblemente los puntos negros y eliminar el exceso de sebo aportando un acabado matificante a la piel.

También te interesará

DEJA UN COMENTARIO