Durante los meses de embarazo, como cualquier mamá, haces todo lo necesario para proteger y mimar a tu bebé, aunque aún esté en tu vientre y no hayas dado a luz todavía, los cuidados son básicos. Seguramente, en verano te preguntarás si es adecuado que el sol le dé directamente a tu tripa y si puedes utilizar protección solar en el embarazo sin ningún problema.

Si te sientes identificada con esta incertidumbre, a continuación, te resolvemos todo tipo de dudas sobre la crema de protección solar en el embarazo. ¡No tengas miedo de emplearla en los días veraniegos porque es algo básico para cualquier persona, incluso si estás embarazada!

La protección solar, uno de los mejores aliados para el bienestar de tu piel en el embarazo

Los rayos solares pueden ser a la vez uno de los mejores y peores aliados de nuestra salud, principalmente durante el periodo de embarazo; sin embargo, es necesario que tomes las medidas oportunas para prevenir una sobreexposición o quemaduras, entre otros efectos y/o posibles enfermedades.

Sabemos que el embarazo es una etapa donde nos preocupamos mucho más por todo, por la dieta, por los cosméticos, por las cremas, etc. ya que queremos lo mejor para nuestro bebé. Por ello, queremos que confíes en el poder de la protección solar los días de verano para tu bienestar corporal, a pesar de que su uso genere ciertas inquietudes por si tiene alguna consecuencia negativa para el bebé.

El uso regular del protector solar es básico, puesto que ayuda a reducir las manchas oscuras relacionadas con el periodo de embarazo. Si es verdad que es necesario prestar especial atención, sobre todo en los ingredientes. Diversos especialistas comentan que, aunque no estén comprobados los efectos negativos del uso del protector solar, conviene tener cuidado con ingredientes como los retinoles, una forma de vitamina A conocida como palmitato retinilo. Se aconseja mejor emplear protectores solares que contengan ingredientes naturales en sus fórmulas.

Consejos para tomar el sol embarazada

Si debes tomar numerosas precauciones cuando tomas el sol de manera habitual, si estás embarazada, estas medidas se incrementan aún más. Lo más importante que debes recordar es que no se recomienda tomar el sol prolongadamente y, sobre todo, hay que evitar las horas centrales del día (de 12 de la mañana a 16 de la tarde).

¿Sabías que la hipertermia (un aumento excesivo de temperatura) puede afectar al feto notablemente y le puede causar malformaciones? Durante el embarazo, la temperatura corporal aumenta, si te expones a un incremento del calor tomando el sol, puedes correr el riesgo de sufrir un golpe de calor.

Debido a los cambios hormonales, es probable que aparezcan manchas oscuras alrededor de la nariz y boca (la denominada máscara de embarazo). Por este motivo, es esencial contar con un protector alto en estas zonas, el FPS 50 es el más adecuado.

¡No olvides la hidratación! Beber agua es completamente necesario cuando te expones al sol, y si estás embarazada, mucho más. Recuerda que beber al menos dos litros de agua al día es fundamental para tu bienestar corporal.

En Garnier sabemos lo importante que es la protección solar, por ello contamos con la gama Delial, una serie de protectores solares de diversos factores ideales para protegerte a ti y a los tuyos de todos los peligros del sol. ¡Prueba nuestros productos y comprueba por ti misma su eficacia!

También te interesará

DEJA UN COMENTARIO