La dermatitis está caracterizada por piel seca, descamada e irritable que evoluciona a modo de brotes, cuyos síntomas son muy molestos. Si bien no existe curación conocida, el cuidado periódico y homogéneo de la piel puede protegerla.

No te preocupes más de lo necesario, ¡tenemos muchas soluciones! La dermatitis o piel atópica es una enfermedad crónica de la piel del rostro y del cuerpo que afecta tanto a adultos, como a niños y bebés. Suele tener dos fases, la activa (brotes) y la inactiva (interbrotes).

Si tienes esta enfermedad, lo importante es que protejas tu piel durante las fases de interbrotes ¡para retrasar la aparición de los brotes! Para eso es vital la limpieza e hidratación de la piel y en el caso del rostro, el Agua Micelar Todo en Uno es genial para una limpieza profunda de pieles con tendencia atópica, porque tiene una fórmula suave, y con una sola pasada, retira todas las impurezas sin agredir la piel.

Síntomas de la piel atópica

Normalmente, los síntomas más comunes de la dermatitis atópica o de la piel con tendencia atópica son estos dos:

  1. Piel reseca y picor
  2. Erupciones en el cutis y en la piel (sobre todo detrás de las rodillas, en las manos, pies y en el área interior de los codos).

Estos sarpullidos aparecen porque a la piel atópica le faltan factores hidratantes naturales de la piel, como los aminoácidos, y por eso, la formación de lípidos de barrera no se hace bien. Como esta barrera es más débil, las capas inferiores de la piel son propensas a sufrir infecciones al rascarse.

¿Por qué pasa esto? Al rascarte, como la piel está seca, se altera la función de barrera de la piel y las capas inferiores quedan expuestas y resultan vulnerables a las infecciones. Las bacterias pueden provocar irritación, y así continúa la mala formación de la barrera una y otra vez. Esto se conoce como “ciclo de la piel atópica”.

Tratamiento de la piel atópica

¡Pero no te desanimes con todo lo anterior! Aunque hoy por hoy no hay una cura milagrosa para este tipo de piel, un cuidado diario y constante de la piel puede protegerla un poco más.

En este sentido, te recomendamos utilizar cremas con corticoides porque son efectivas y rápidas a la hora de aliviar el picor y reducir la inflamación. Así, te rascarás menos y frenarás el ciclo de la piel atópica.

Así que recuerda, sumando esto a la limpieza que te recomendábamos anteriormente,
¡ya verás cómo rápidamente ves los resultados y se reducen tus molestos e incómodos brotes de dermatitis dejando paso a una piel suave!

También te interesará

DEJA UN COMENTARIO