Además de la limpieza diaria del cutis con jabones y exfoliantes, existe un producto que es muy importante de considerar para un mayor cuidado de tu tez: el tónico facial. Seguramente, muchas de vosotras conocéis este producto, así como sus beneficios para la piel, pero otras muchas no sabéis exactamente para qué sirve ni que función concreta tiene.

Si eres de las que te sientes identificada con esto último, ¡no te preocupes! A continuación, te ofrecemos toda la información que necesitas tener en cuenta sobre las características y las propiedades del tónico facial. ¡Logra una piel perfecta!

¿Qué beneficios tiene el empleo del tónico facial?

Para comenzar, debes saber que el tónico facial es un tratamiento fundamental para el bienestar de tu rostro, aunque es verdad que es de los productos a los que menos importancia se le da en la higiene facial.

Esta loción es fundamental para el cuidado del cutis, ya que contribuye a restablecer el pH del rostro después de haber sido sometido a una limpieza. Este producto se emplea después de la limpieza facial, justo antes de la crema que utilices para tratar tu piel, ya sea grasa, mixta o seca.

Además de refrescar, hidratar y restablecer el pH de la piel, el tónico facial cierra los poros y ayuda a equilibrar y preparar la piel para su posterior tratamiento. Eso sí, antes de aplicar la crema debes esperar a que se seque para beneficiarte de todas sus propiedades regeneradoras y nutritivas.

¡También rejuvenece y revitaliza los tejidos! ¿Qué más se puede pedir?

¿Cómo se emplea el tónico facial?

Una vez que te hayas lavado el rostro, y aplicado exfoliante (mucho mejor) con la cara totalmente seca, debes distribuir el tónico en un disco de algodón.

Utilízalo empleando pequeños toquecitos sobre la piel, alternándolo con movimientos circulares para que circule mejor la sangre en esta zona. Otra manera es aplicarlo como una bruma si viniese en formato spray.

También puedes aplicar el tónico facial con las manos ejerciendo presión con las palmas, sin frotar, simplemente apoyándolas suavemente para que penetre en profundidad.

En el mercado existen infinidad de tónicos, pero te aconsejaremos cuál es el más conveniente según tu tipo de rostro. Si tienes la piel normal o mixta, el ideal es un tónico refrescante con extracto de moringa y flor de loto, que elimina profundamente todo tipo de impurezas para una piel perfectamente limpia.

Si tienes la piel seca y/o sensible, lo ideal es un tónico suave, ya que tonifica y elimina impurezas gracias a sus extractos naturales, como el extracto de moringa o de cereza, ideal para este tipo de piel.

¡Si empleas los tónicos faciales en tus rutinas de belleza, notarás tu rostro más suave e hidratado! ¡Te lo aseguramos!

También te interesará

DEJA UN COMENTARIO