Teñir, decolorar el pelo, cortar, dar mechas… Cambiar de look es algo que nos encanta a todas, pero llega un momento en el que añoramos nuestro pelo natural y queremos deshacer todo lo anterior. La tarea es difícil y extensa debido a los múltiples tratamientos a los que ha sido sometido el pelo, ¡pero no es imposible!

Cómo cambiar el tono de oscuro a claro y viceversa

En el caso de haber teñido el cabello de algún color oscuro, como por ejemplo el negro, el procedimiento puede ser largo, ya que es gradual. Consiste en aplicar tintes de colores más claros hasta llegar al tono natural. Es decir, si el cabello es negro, hay que aplicar un color castaño oscuro, después a medida que crezca el pelo, pasar a un tono más claro y así hasta llegar al tono más parecido al natural. Como puedes observar, son varias etapas que duran varias semanas, por lo que debes ser paciente.

Por el contrario, si te has teñido el cabello de un color más claro que tu color natural, el proceso es más sencillo, basta con teñírtelo con un tinte similar a tu color natural. Si dudas entre dos tonos escoge el más claro porque siempre será más fácil oscurecerlo.

Para llevar a cabo estos procesos, te aconsejamos usar los productos de coloración de Garnier, ya que te otorgarán el tono que necesitas sin dejar de proteger y nutrir tu melena.

También te interesará

DEJA UN COMENTARIO