Tener un pelo denso y fuerte es el sueño de muchas de nosotras. Todas deseamos lucir una melena como esas que poseen algunas celebrities en los photocall o en los pases de prensa. Por eso, buscamos constantemente nuevas soluciones y remedios para conseguir un pelo deslumbrante, pero muchas de esas soluciones prometen mucho y hacen poco. Si te identificas con esto, deberías seguir leyendo este post porque te explicamos la rutina definitiva para conseguir un pelo bonito, denso y abundante.

Lo único que necesitarás para dicha rutina es el Champú Densificador Melena Abundante y la Mascarilla Nutri Densificadora.

  1. Enjuaga el pelo con agua caliente

Empieza tu rutina enjuagando bien tu pelo con agua caliente. El vapor abrirá los poros y ayudará a remover y eliminar la suciedad y la grasa que se ha acomulado en el pelo. Además, el agua caliente abre la cutícula permitiendo así una mejor absorción del champú y del acondicionador.

  1. Aplícate el champú

Después aplícate el champú. En cuanto te lo eches, la textura se extiende fácil y uniformemente en todo el cabello para una limpieza profunda y efectiva. Gracias a su rica y abundante espuma, sentirás la transformación del pelo bajo la yema de tus dedos. Frota suavemente tu cuero cabelludo y evita hacer movimientos circulares para no enredar el pelo.

Empieza por la raíz y termina en las puntas. Reiteramos una vez más que hay que lavar el pelo de forma suave, de lo contrario se podría dañar y crear un pelo frizz. Una vez aclarado, notarás que tu pelo ya parece más denso, voluptuoso y sedoso. Recuerda usar la cantidad conveniente según tu cabello, ni más ni menos. Con un lavado bastaría, pero si ves que no se ha limpiado del todo, puedes darte otro más, pero no es necesario.

  1. Aplícate la mascarilla

El siguiente paso consiste en la aplicación de la mascarilla durante unos tres minutos y, después, hay que aclararla con agua abundante. Es aconsejable usarla una vez a la semana. Este producto dotará tu pelo de flexibilidad y suavidad y te dejará un cabello nutrido intensamente y con un acabado suelto y sedoso.

  1. Enjuaga tu pelo con agua fría

Por último, enjuaga tu cabello con agua fría. Ésta logrará cerrar las cutículas y la capa exterior haciendo se refleje mejor la luz y el cabello tenga más brillo. No tienes que lavar siempre el cabello con agua fría, sino que debes dejarlo para el aclarado final.

  1. Secar el pelo

La mejor forma es dejarlo secar de forma natural, pero en muchas ocasiones no hay tiempo o hace frío, por lo que hay que recurrir al secador. Para no dañar el pelo demasiado, se recomienda usar una temperatura baja y alejar el secador unos 20 centímetros del pelo. Divide el cabello en varias partes y seca los mechones desde la raíz hasta las puntas.

Sigue esta rutina y harás que que tu pelo se vea más brillante y protegido, y sobre todo más denso y con más cuerpo.

También te interesará

1 Comentario

DEJA UN COMENTARIO