Están de moda los productos sin. Sin azúcar, sin sal, sin gluten… Ahora cada vez más escuchamos hablar también sobre los productos sin parabenos.

¿Qué son los parabenos?

Los parabenos o parebenes (del inglés parabens) son compuestos orgánicos muy eficaces para la conservación y protección contra microorganismos. Pueden encontrarse de forma natural en algunos alimentos, como los arándanos, sin embargo, la mayoría de los parabenos que nos encontramos normalmente son de origen sintético.

Son muy utilizados en productos cosméticos y farmacéuticos. Los encontramos por ejemplo, en champús, cremas hidratantes, geles para el afeitado, medicamentos tópicos y parenterales (como jarabes para la tos o el paracetamol), autobronceadores y dentífricos.

También son utilizados como aditivos alimentarios para la conversación de alimentos. Los encontramos en derivados cárnicos (especialmente los que ha sido tratados con calor), conservas vegetales, repostería, zumos y refrescos, salsas de mesa, cervezas, entre otros.

* Puedes leer acerca de la composición química y todas las propiedades de los parabenos en este artículo.

¿Para qué se usan y cómo identificar cuando un producto los tiene?

Los parabenos tienen como función principal conservar el producto. En los farmacéuticos y cosméticos además permite que no pierda su efectividad.

En el etiquetado o composición del producto  se debe poder leer cuando contiene parabenos, aunque muchas veces aparezcan en otro idioma o bajo el apartado de aditivos o conservantes. Aunque no siempre, suelen tener la terminación -paraben: metilparabeno (methylparaben), etilparabeno (ethylparaben), propilparabeno (propylparaben) y butilparabeno (butylparaben). Otros de los más comunes son el Benzoato de sodio, el Sodium, Ammonium y el Laureate Sulphate. En la UE (Unión Europea) se les han asignado los códigos: E214, E215, E216, E217, E218 y E219.

¿Los parabenos son perjudiciales para nuestra salud?

Los parabenos son considerados inocuos por su perfil de baja toxicidad y su largo historial de uso seguro. La concentración habitual de estos parabenos suele ser del 0,01 al 0,3%; la Cosmetic Ingredient Review (CIR) estableció en un estudio realizado en 1984 que su uso en cosméticos no tiene riesgos hasta en cantidades del 25%. En aquellos que tienen alergia a los parabenos (un pequeño porcentaje de la población), su uso les puede ocasionar irritación de la piel, dermatitis de contacto y rosácea.

Existe cierta controversia sobre los posibles efectos de la utilización prolongada de parabenos basándose en el principio de precaución. Por esta razón en 2011 se prohibió el propilparabeno, el butilparabeno, sus isoformas y sus sales en productos cosméticos destinados a niñosmenores de tres años, debido a su potencial actividad endocrina. Sin embargo a día de hoy, ningún en ningún estudio se no ha encontrado ninguna evidencia real de que resulten perjudiciales para el organismo.

¿Dónde se pueden encontrar productos sin parabenos?

Hoy en día podemos encontrar los productos sin parabenos en casi cualquier tienda. En estos productos los parabenos son sustituidos por otras sustancias conservantes o  ingredientes alternativos de origen natural, como la línea Original Remedies de Garnier.

Original Remedies utiliza ingredientes de origen natural como la miel, aceite de oliva, aceite de argán, aguacate o el limón para el cuidado de tu pelo. Hay una gama Original Remedies para cada tipo cabello. Descubre el tuyo.

También te interesará

1 Comentario

DEJA UN COMENTARIO