Según expertos en dermatología, aunque utilices protección solar en verano de manera prolongada, no hay que olvidar que los rayos del sol también pueden incidir en nuestra epidermis el resto del año, por ello, es importante que el protector solar siempre te acompañe, independientemente del mes en el que te encuentres.

¿Son los mismos rayos solares los del verano que los de invierno?

Seguramente sea una de las preguntas que más se plantee la gente, y la respuesta es no. Los rayos solares predominantes en los meses de verano varían en invierno. Durante el verano, la radiación predominante es la B, es decir, la responsable de las quemaduras solares y del cáncer de piel.

Sin embargo, en los meses de invierno y otoño, los rayos ultravioletas A son los mayores protagonistas y son los encargados de provocar envejecimiento de la piel. Por este motivo, los dermatólogos recomiendan usar en invierno una crema con protección solar del factor 15 y aumentan este nivel en verano.

¿Caduca el protector solar año tras año?

Es la pregunta estrella de la temporada. Los protectores solares están diseñados para mantener su efectividad hasta tres años sin ser abiertos. Después de este tiempo, es posible que experimenten cierta pérdida de eficacia o la degradación de los ingredientes inactivos.

Es decir, aunque la mayoría de los protectores solares siguen manteniendo cierta potencia y protegen del sol, los componentes pueden tener otra textura o degradarse de manera notable.

Sin embargo, si los protectores solares están abiertos, tienen un tiempo de vida de 6 meses a un año. De todas formas, esto viene indicado en la parte atrás de cada producto mediante un símbolo que representa un tarro abierto con una cifra acompañada de una ‘M’, es decir, si pone ‘12M’, 12 meses es que el tiempo que mantiene el producto sus propiedades intactas en condiciones óptimas de conservación.

¡Conoce la nueva bruma seca de Delial!

Para cualquier época del año, pero especialmente para verano, en Garnier te ofrecemos una protección eficaz contra los rayos UVA y UVB causantes de las quemaduras solares y del fotoenvejecimiento de la piel. La bruma seca Delial te ofrece un amplio abanico de protección solar para toda la familia. Además, también es ideal para las personas corredoras, ya que tiene un tacto suave, sedoso y no deja la piel nada pegajosa con el sudor.

¡Ahora ya puedes proteger tu piel del sol sin tener una sensación pegajosa! Gracias a su textura ultraligera, fresca y suave. Estamos convencidas de que disfrutarás de una nueva sensación bajo el sol. Y con la Bruma Antiarena para niños ¡Di adiós a la arena pegada en tu piel!

 

También te interesará

DEJA UN COMENTARIO