Una quemadura solar es siempre algo malo. Todos sabemos lo dolorosas, molestas y embarazosas que pueden resultar, por no hablar de lo peligrosas que son para la piel. Y, sin embargo, de vez en cuando nos pillan desprevenidos y acabamos como un tomate. Lee sobre las 10 trampas de las quemaduras solares y cómo evitarlas.

  1. Permanecer al sol sin protección solar
    Parece obvio, pero a menudo nos coge desprevenidos. Nunca sabes cuándo podrías exponerte al sol, así que ¡debes estar preparado! Protege tu piel con una hidratante con filtro de protección solar por la mañana y lleva siempre contigo un producto de protección solar durante el día
  2. Pensar que no hace falta protección solar porque está nublado, hace viento o fresco
    Los rayos UV pueden atravesar las nubes y si hace viento puede parecer que el sol es más débil de lo que es en realidad. Protege siempre tu piel con productos de protección solar si pasas tiempo al aire libre.
  3. Olvidar el cuidado de la piel en invierno
    A menudo bajamos la guardia durante las vacaciones de invierno y terminamos con quemaduras causadas por el reflejo de los rayos solares en la nieve. Lleva siempre un protector solar especial para esquí con un factor de protección solar elevado siempre que vayas a la montaña.
  4. Nadar
    Es fácil que no te des cuenta de que te estás quemando cuando nadas o te bañas en la piscina. Recuerda comprar una buena protección solar resistente al agua para tus vacaciones. Para largas sesiones de natación (por ejemplo, para buceo de superficie), considera ponerte una camiseta.
  5. Olvidar volver a ponerse cremaproteccion solar en la playa
    Da igual lo alto que sea el filtro de protección solar, hay que volver a aplicarse crema solar cada dos horas (y más a menudo si se practica deporte o se nada). Forma equipo con un compañero o un amigo y recordaos el uno al otro que tenéis que volver a poneros crema.
  6. Ventanas
    Puedes pensar que estás protegido cuando no te llega luz solar directa, pero los rayos UV pueden traspasar el cristal. Además, de manera inconsciente puedes dejar zonas de piel expuestas (como el brazo mientras conduces). Ponte ropa ligera y utiliza crema de protección solar a diario.
  7. Utilizar un factor de protección solar demasiado bajo para tu piel
    Un factor de protección solar más alto no impedirá que te broncees, pero sí impedirá que te quemes. Utiliza siempre el factor de protección solar más alto recomendado para tu tipo de piel.
  8. Infravalorar la intensidad del sol
    El sol está a su máxima intensidad entre las 11.00 y las 15.00 h, pero puedes quemarte igualmente durante todo el día. ¡Respeta el sol y acaba con las quemaduras!
  9. Pensar que tu bronceado implica protección
    El bronceado no protege tu piel de los daños del sol y puedes quemarte de todos modos si dejas de utilizar protección solar.
  10. Olvidar las partes del cuerpo a las que es difíciles llegar
    Hay algunas partes del cuerpo a las que resulta especialmente difíciles llegar. Otras son simplemente fáciles de olvidar. Las orejas, la parte media de la espalda, la parte posterior de las piernas y los pies son víctimas habituales de las quemaduras. Utiliza una crema solar en espray para una fácil protección total. O quizás puedes pedir que te echen una mano…

Seguro que te suenan los… Yo no me pongo crema porque está nublado… ¡Cómo me voy a echar crema cada dos horas!… Si ya estoy bronceada no me hace falta echarme protector solar… No me echo crema porque me voy a nadar… ¿Y qué pasa al final? Que te quemas.

Cada día estamos más concienciados del peligro que tiene el sol para la piel, por eso nos cuidamos nosotros y cuidamos a pequeños y a mayores. Pero a veces no es suficiente, por eso necesitamos una precisión experta.

Desde Garnier hemos desarrollado  UV PATCH, una calcomanía que viene para hacerte la vida mucho más fácil. Mide la exposición tanto de los rayos UVA como de los UVB y va cambiando de color para avisarte de que:

  1. Necesitas protección
  2. Estás a punto de quemarte

Encontrarás el parche en los Packs de Delial, póntelo donde le pueda dar bien el sol y verás cómo va cambiando de color para avisarte de que ¡necesitas protección!

Te retamos a mantener el parche amarillo todo el día y a compartir tu experiencia con #oloraverano

También te interesará