Siempre que hablamos de tipos de pieles, normalmente solemos hacer referencia a pieles normales, grasas o secas, pero solemos olvidarnos de la piel mixta. ¡Este tipo de rostro también existe! Son muchas las mujeres que tienen este tipo de cutis y no saben exactamente cómo tratarlo.

Si te sientes identificada con este pequeño problema ¡no te preocupes! A continuación, te damos las claves para cuidarla de la mejor manera posible ¡para que la sientas estupenda las 24 horas del día!

¿Qué características tiene la piel mixta?

La base principal de una piel mixta es que tiene zonas grasas y otras un poco más secas. Normalmente, la parte grasa suele encontrarse en la frente, en la nariz (y sus alrededores) y en la barbilla. Esta es la conocida “zona T”, donde puedes apreciar más imperfecciones, como poros abiertos, granitos, puntos negros y una mayor producción de sebo.

En el resto del rostro, no aparecen estas imperfecciones, ya que esta zona es más fina y delicada y, en ella, no suelen aparecer granitos y los poros están prácticamente cerrados.

Este tipo de piel necesita unos cuidados concretos.

5 consejos para cuidar la piel mixta

  • Cuando te laves la cara por las mañanas y por las noches, emplea un jabón especial y dedicado exclusivamente a este tipo de piel. No es recomendable utilizar jabones comunes, ya que, por regla general, pueden causar sequedad en las mejillas si tienes un cutis mixto. Un producto ideal para este tipo de piel es el jabón Mat Control, específico para pieles mixtas y/o grasas, ya que posee agentes limpiadores suaves y purificantes, eliminando impurezas y todo tipo de sebo.
  • ¡Procura evitar el agua caliente, aunque estés en pleno invierno! ¿Por qué? Siempre es mejor lavarse la cara con agua tibia o fría si tienes la piel grasa o mixta, ya que el agua caliente puede hacer que aumente la producción de sebo en tu “zona T”, aumentando así la posible apertura de los poros y la aparición de granitos y espinillas.
  • Muchos expertos en belleza recomiendan que, para aquellas personas que tienen la piel mixta, es aconsejable utilizar un tipo de limpieza diferente en cada momento del día. Se recomienda un jabón espumoso por las mañanas para retirar la producción de grasa y, por las noches, uno con base de crema para hidratar y reponer la humedad que tu piel necesita. Además de todo ello, es necesario exfoliar tu cutis, al menos tres veces por semana, de esta manera eliminas todo tipo de impurezas que pueden aparecer en la piel mixta.
  • ¡Arriba los antioxidantes y los productos anti-inflamatorios! Intenta buscar aquellos cuidados que contengan estos componentes, ya que son muy beneficiosos para este tipo de piel, alejándote de los que poseen altos niveles de alcohol, puesto que pueden resecar, aún más, tu cutis en las zonas más secas. De hecho, hay personas que afirman que los antioxidantes ¡son el secreto de la eterna juventud!
  • Puedes utilizar una crema para pieles grasas en la “zona T” y otra para pieles secas en el resto de tu tez, ¡pero esto es un poco rollo! Intenta escoger una crema apta para pieles mixtas, libre de aceites y de fácil absorción, y el truco estará en ¡cómo te la apliques! Debes localizar puntos clave con la yema de tus dedos en cada mejilla, en la frente y en la barbilla. Comienza extendiéndola en tus mejillas, con movimientos circulares para que penetre mejor, y siempre aplica una menor cantidad en la frente y en la barbilla.

¡Si sigues estos 5 pasos lograrás un cutis mixto totalmente cuidado e hidratado a la perfección! Sabemos que es un tipo de piel muy específica, pero sé constante al tratarla y verás cómo enseguida comienzas a observar los primeros resultados.

También te interesará