Con la época de vacaciones, ¡llega la oportunidad de lucir un estupendo bronceado con el que llevas soñando todo el año!

Muchas veces, al volver de la playa o donde quiera que pases el verano, nos encontramos con que el efecto moreno dura mucho menos de lo esperado… O peor aún, tras sufrir una quemadura, la piel comienza a caerse. ¡Agg! Así que… ¿qué hay que hacer para mantener tu moreno por más tiempo?

  1. La hidratación es básica

¡Anota! La clave para mantener tu moreno, además de la piel sana en cualquier condición es una buena hidratación.

Al pasar mucho tiempo bajo el sol, sin importar que se haya utilizado una correcta protección, la piel tiende a deshidratarse y los daños causados por la falta de líquido provoca que busque renovarse como medida de protección. Esto influye directamente en la pérdida de pigmentos que se generan con el bronceado.

  1. Sigue una dieta rica en vitaminas y betacarotenos

Los alimentos como las zanahorias, la calabaza, el tomate o el melón son ricos en betacarotenos, un nutriente que durante el proceso digestivo se transforma en vitamina A.

Estos y otros alimentos entre los que se mencionan las moras, las bayas y la sandía son ricos en antioxidantes, vitaminas, flavonoides y taninos, sustancias que fomentan la producción del pigmento natural llamado antocianina, el cual mejora el proceso de bronceado.

También consumir alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 es importante para proteger la piel de los posibles daños producido por el exceso de rayos solares. Alimentos como las nueces, la soja o el germen de trigo contienen grandes cantidades de estos ácidos grasos.

  1. Exfolia tu piel

Un exfoliado profundo una o dos veces por semana elimina las células muertas que se puedan acumular. Probablemente, el color del bronceado se atenúe un poco, pero lograrás que sea más uniforme, libre de manchas y, desde luego, ¡que esté mucho más tersa y sana!

  1. Bebe mucha agua

Desde luego, la base de una buena hidratación es la ingesta de agua de manera habitual. También es un secreto de belleza, pues es fundamental para mantenerte saludable y, además, repercute directamente en el aspecto de tu piel. Algunas frutas, como puede ser la sandía, contienen grandes cantidades de agua, por lo que consumirlas, ¡también cuenta!

  1. Utiliza agua fría para la ducha

Ducharse con agua fresca no solo beneficia la circulación sanguínea, sino que además ayuda a evitar la deshidratación que el agua caliente, al contrario, puede producir sobre la piel.

¡Aprovecha este clima veraniego para darte una buena y refrescante ducha con agua fría!

  1. Prolonga tu bronceado con el “after sun”

Los llamados “after sun” son productos tan beneficiosos y esenciales como las cremas protectoras. No solo calman la piel de los efectos solares, sino que además ayudan a mantener el bronceado por más tiempo y de manera uniforme.

Algunos de los beneficios de estos productos son:

  • Calmar las quemaduras provocadas por el sol, aliviando el enrojecimiento y el malestar.
  • Crear una sensación de frescura inmediata combatiendo el exceso de calor después de la sobreexposición al sol.
  • Estimular el proceso de regeneración de la piel manteniendo el tono bronceado.

En Garnier, te ofrecemos una línea completa de productos para el cuidado de la piel, entre los que se encuentran protectores y “after sun” para después de pasar un agradable tiempo bajo el sol. ¡Prueba nuestra gama y comprueba sus beneficios!

Ahora con la novedosa After Sun Tissu Mask, que actúa como un apósito calmante, recargando la piel con la hidratación perdida durante la exposición solar, ¡no hay excusas para pasarlo mal en estas vacaciones! Si te animas a probarla, ¡déjanos un comentario contando tu experiencia con ella!

También te interesará