Lo sentimos, amigas, pero existen diferentes indicadores de que tu pelo no está sano… pero ¿cuál es el más visible para todas? ¡Las puntas abiertas! Podemos decir que es el problema más antiestético y contra el que queremos luchar día a día.

Cuando te das cuenta, tu cabello sufre más de lo que nos imaginamos por diferentes motivos: abuso del secador, demasiadas coletas, un cepillado inadecuado…y se transforma en un molesto encrespado y aspecto desaliñado. Llegadas a esta situación, buscamos soluciones allá donde las haya sobre cómo cerrar las puntas abiertas, pero siempre tendemos a la solución más drástica y es ¡un buen corte saneador!, pero ¿es la única forma de reparar tu melena?

¿Por qué aparecen las puntas abiertas?

Hay muchos factores que influyen en la aparición de las puntas abiertas. La mayoría de estos tienen que ver con las circunstancias ambientales, que causan estrés en la capa protectora del pelo y desgastan las hebras que la componen.

Cuando esto sucede, la estructura interna del pelo queda expuesta, lo que la hace vulnerable. ¿Cuáles son esas circunstancias ambientales? Otros factores pueden ser abusar de tintes (y no llevar a cabo el cuidado extra que un cabello coloreado necesita), exponer tu pelo a altas temperaturas, no beber la suficiente agua, dietas adelgazantes agresivas y el uso del secador.

¡SOS! Tu cabello también manda señales de que algo falla:

  • Se enreda con la misma facilidad y frecuencia que tus cascos de música.
  • Las puntas se decoloran.
  • Desaparece el brillo.
  • Y lo más antiestético… aparecen los temidos puntos blancos en las puntas.

La verdad que debes conocer sobre cómo cerrar las puntas abiertas y cómo prevenirlas

¡Coge aire! Sabemos que te ha entrado algo de miedo con el apartado anterior, pero en este volverá tu tranquilidad.

Para decir ¡adiós a las puntas abiertas!, lo ideal es incorporar a tus rutinas de belleza una serie de acciones para que tu nueva duda sea “¿puntas abiertas?, ¿qué es eso?”.

Exacto, hablamos de prevención y nos referimos a que, con todo el dolor de tu corazón, arrincones lo máximo posible las planchas de pelo, así como el secador.

Sí, sabemos que cuesta, que te tienta ahorrar tiempo, pero ¡puedes hacerlo!, puedes dejar de dañar tu cabello con las elevadas temperaturas de ciertos aparatos. Recuerda también que, aunque lo mejor es huir del secador, sus efectos son menores si te secas el pelo a cierta distancia.

El calor del secador y las planchas de pelo desnaturalizan la queratina, lo que desprotege las fibras de cada uno de tus cabellos.

Como decíamos al principio, tus queridas gomas de pelo tampoco son tus aliadas si quieres evitar las puntas abiertas. ¡Tranquila! Esto no significa que renuncies a los recogidos, sino que sigas disfrutando de ellos, pero con coleteros de tela.

Renunciar a secadores y gomas de pelo juega un papel esencial en la lucha contra las puntas abiertas, pero hay otras medidas que no pueden faltar en tu rutina de belleza:

  • Al lavarte el pelo usa, en su justa medida, champús suaves, es decir, carentes de parabenos.
  • Después, no puedes olvidarte de aplicar el acondicionador y dejarlo actuar durante, al menos, 3 minutos antes de enjuagarlo. No viene mal tampoco emplear aceites y mascarillas cada dos o tres veces a la semana.
  • Al peinarte, lo ideal es cepillar de arriba a abajo, de forma suave.

Pero… ¿cómo cerrar las puntas abiertas? Me temo que tu madre tiene razón y aunque le temas a las tijeras… ¡hay que cortar! Si no te apetece un cambio de look, puedes recurrir a los “productos de reparación”, como Original Remedies Tesoros de miel Sellador de Puntas, un reconstituyente especial para el cabello dañado y quebradizo que repara protege y da fuerza al cabello. ¡Hasta nunca puntas abiertas!

También te interesará