Lectura: 3 minutos

Con el paso del tiempo la piel cambia y el maquillaje de siempre no sienta igual. Sigue estos consejos para aprender a maquillar correctamente las pieles maduras. ¡Te resultarán muy fáciles!

Con el paso del tiempo, la piel envejece y aparecen los signos de la edad. Además, la piel se vuelve más fina y menos tersa. Al maquillar, hemos de tener en cuenta estos cambios en la piel para conseguir el efecto deseado. Y es que, si aplicamos maquillaje en exceso o siguiendo unas técnicas que no se adaptan a las necesidades de las pieles maduras, el resultado puede ser unas arrugas más exageradas y un aspecto más envejecido. Te contamos aquí cuáles son las claves para maquillar las pieles maduras con éxito. ¡Verás qué sencillo!

  • La hidratación es vital

Con el paso del tiempo, la piel tiende a perder hidratación y jugosidad. Una de las claves de un buen maquillaje es tener una base perfecta y la hidratación de la piel es imprescindible para ello.

En el caso de las pieles maduras, puedes recurrir a cremas específicas para este tipo de piel con fórmulas anti-edad. Nosotros te recomendamos la Crema de Día Anti-Edad Regeneradora de lavanda de Garnier BIO. Está pensada para hidratar y suavizar la piel y, con su uso, las arrugas estarán visiblemente más lisas. El contorno de ojos es un área importante a cuidar en las pieles maduras. Y es que, en esa zona es donde antes suelen aparecer los primeros signos de la edad y es importante mantenerla hidratada. El cuidado de ojos anti-edad de lavanda de Garnier BIO es perfecto para ello. No solo ayuda a regenerar e hidratar la piel, también aporta brillo al contorno de ojos para una mirada más iluminada.

Una vez tengas la piel completamente hidratada, es el momento de seguir con el maquillaje.

  • Unifica el tono

En el caso de las pieles maduras, hay que buscar en las bases de maquillaje texturas ligeras que se fundan fácilmente con la piel. Este tipo de productos permitirán corregir alguna mancha y unificar el tono sin marcar en exceso las arrugas en la piel.

Una alternativa perfecta a la base de maquillaje es la BB Cream Anti-Edad que está pensada para este tipo de pieles. Su fórmula todo-en-uno no solo unifica el tono e ilumina la piel. También reafirma el rostro y ayuda a corregir las arrugas gracias al Pro-Xylane, un ingrediente capaz de combatir los signos del envejecimiento y remodelar la arquitectura de los tejidos. Se le atribuyen acción antiarrugas, rellenadora y reafirmante. ¿Lo mejor? Se aplica como una hidratante sin necesidad de usar brochas.

  • Marca la mirada

La edad no está reñida con el maquillaje y mucho menos con maquillar los ojos. Al hacerlo, conseguimos marcar la intensidad de la mirada y realzar el look. Para las pieles maduras, lo ideal es optar por tonos tierra. Los colores entre el beige y el marrón chocolate permiten hacer un juego de claros y oscuros para un efecto ‘contouring’ en los ojos de lo más natural. Se suele recomendar evitar los tonos negros que pueden envejecer más la mirada. Para las sombras, opta por texturas cremosas y difumínalas con la yema de los dedos. Te resultará más fácil y quedará un look más rejuvenecido.

Si eres de las que no pueden vivir sin delinearse los ojos, debes aplicar la misma regla. En lugar de elegir el negro, opta por lápices cremosos o eyeliner en gel en marrón.

  • ¡Ruborízate!

Para conseguir un aspecto más juvenil, el colorete es la mejor opción. Al dar color a las mejillas, conseguimos dar más vida al rostro y recuperar la sensación del rubor juvenil. Además, es una manera de dar volumen al rostro y devolver a las mejillas la tersura que con la edad se puede haber perdido.

Lo mejor es optar por tonos naturales que vayan desde el rosa pastel hasta el melocotón y difuminarlo con una brocha grande en las manzanas de las mejillas. La idea del ‘blush’ es que se note su efecto pero que no se vea el producto así que ¡difumina mucho!

  • Remata con los labios

Un buen look de maquillaje necesita un toque de color en los labios. En el caso de las pieles maduras, lo ideal es optar por acabados naturales y cremosos, evitando los mates que darían sensación de sequedad.

En cuanto a colores, deberás seguir una regla muy sencilla: escoge el que más se parezca a tu color de labios. Recuerda que se trata de realzar tu belleza natural así que no intentes esconderte detrás de un color de barra de labios.

Con la edad, los labios pueden perder definición. Para ponerle remedio, la mejor manera es perfilarlos con un lápiz de labios del mismo color que el labial que vayas a usar encima. Además, esto ayudará a que el color se mantenga fijo durante más tiempo.

Si tienes la piel madura y no sabías cómo debías maquillarla, seguro que estos consejos te han resultado útiles. Ahora te toca ponerlos a prueba y enseñarnos el resultado. Comparte tus fotos etiquetando a @garnier_es. ¡Queremos verlo!

También te interesará