Lectura: 2 minutos

El pelo decolorado lleva años siendo una de las mayores tendencias en peluquería, pero exige unos cuidados concretos. Descubre cómo conseguirlo con nuestros consejos.

Cuando, después de pensarlo mucho, decides decantarte por un look con pelo decolorado, has de ser consciente de los riesgos que el pelo corre. Sin embargo, con un mínimo de atención, el pelo decolorado puede verse y sentirse completamente sano. ¡Sigue nuestros tips!

Tanto si quieres conseguir un look rubio platino de estilo rock and roll como si quieres teñirte de un color fantasía, la manera de llegar al look pasa por decolorarte el pelo. Este proceso puede ser agresivo con el pelo y dejarlo frágil y deshidratado. Pero no te preocupes, ¡tiene fácil solución!

Mantener un pelo de platino

Uno de los peligros que corre el pelo decolorado es que tiende a adoptar un tono anaranjado que se aleja del platino que buscabas. Para ello, puedes cuidarlo con el Super Matizante de Olia, una mascarilla correctora del color que, con sus pigmentos violetas, devolverá a tu melena el color que buscabas. ¡Úsala una vez a la semana y presumirás de pelazo rubio!

¿Pelo seco? ¡Jamás!

Cuando te decoloras el pelo, puedes acabar con una melena seca, frágil y con aspecto pajizo. Esto se soluciona fácil si sigues una rutina de cuidados del pelo adaptada a tus necesidades.

En el caso de un pelo decolorado, mantener el tono no es la única prioridad. También debes darle un boost de hidratación para devolverle el brillo y la salud a tu melena.

Para ello, la mejor opción es seguir los tres pasos de Fructis Nutri Repair 3. Después de lavarte el pelo con su champú y aplicar el acondicionador. No debes olvidar usar su mascarilla, perfecta para pelo seco. Gracias a su combinación de tres aceites: oliva, aguacate y karité, conseguirás nutrir el pelo y mantenerlo suave. ¿Pelo seco? Olvídate de él.

Cuidado con el calor

El mayor enemigo del pelo decolorado son las fuentes de calor. Al tratarse de un pelo con tendencia a la sequedad, los cambios de temperatura pueden fragilizar más aún el pelo. Por eso, siempre que puedas, debes intentar dejarte secar la melena al aire libre. Olvídate del secador y usa las planchas en ocasiones contadas. Notarás el pelo más hidratado y conseguirás un acabado natural en el peinado.

Si los cuidados que exige un pelo decolorado te asustaban y te alejaban de un cambio de look radical, ya has visto que cuidar un pelo así es mucho más sencillo de lo que pensabas. ¿Tienes el pelo decolorado? ¿Cómo te cuidas la melena? ¡Cuéntanoslos en nuestras redes sociales!

También te interesará