Lectura: 2 minutos

Sin duda, uno de los pasos más importantes para tener una piel perfecta es la limpieza. Dentro de tu rutina de cuidados debes prestar atención a cómo limpias tu rostro, pero, ¿quieres saber cómo hacerlo de forma natural? ¡Sigue leyendo!

Todos los días nos lavamos la cara y aunque en ocasiones no lo hacemos correctamente, es importante aprender cómo hay que hacerlo. Si quieres hacer de tu rutina de limpieza diaria algo natural con productos ecológicos, sigue estos tres sencillos pasos. ¡Tu piel lo notará!

  • Empieza con el limpiador

Como era de esperar, en una rutina de limpieza, el protagonista es el jabón. Con el rostro mojado, masajea el limpiador que hayas elegido según tu tipo de piel. Cualquier formato es válido, hay quienes prefieren los geles y otros recurren a la clásica pastilla de jabón. Si quieres que el primer paso sea lo más natural posible, recurre a un limpiador de cosmética ecológica. Sus ingredientes naturales liberarán tu cara de la suciedad sin agredirla.

  • Vuelve a limpiar con el Agua Micelar

Cuando hablamos de limpiar la cara, nunca está de más asegurarte de que has retirado todas las impurezas. Por eso, aplicar Agua Micelar después del limpiador es una gran idea. Sus micelas atraparán cualquier resto de suciedad que el jabón no haya conseguido retirar. Decántate por el nuevo Agua Micelar de Flor de Aciano de la gama BIO de Garnier, pensado para cuidar incluso de las pieles más sensibles. Su fórmula ecológica te enamorará y tu piel se alegrará de esta doble limpieza.

  • Retira las pieles muertas

Este paso no debes repetirlo todos los días pero, una o dos veces por semana (dependiendo de tu tipo de piel), debes exfoliar tu rostro. ¿Por qué? Pues porque es la mejor manera de retirar las pieles muertas, mejorar la regeneración de la piel y dar un extra de luminosidad. Como se trata de hacerlo de manera natural, puedes probar a exfoliarte con una mezcla de azúcar moreno y aceite de oliva. Además de que el aceite hidratará el rostro durante el proceso, el azúcar retirará las células muertas de manera suave.

  • Da de beber a tu piel

Una piel hidratada es una piel sana, por lo que nunca debemos olvidarnos de aplicar la crema hidratante. Este paso, además de aportar la hidratación necesaria a la cara, permite tratarla en función de sus necesidades. Por eso, la Agua Micelar de Flor de Aciano de la gama BIO de Garnier es una opción genial. Su fragancia 100% natural te enamorará y te transportará a la Provenza francesa.

Ahora que sabes cómo limpiar tu cara de forma natural, ¿cómo sueles hacerlo tú? ¿Has probado ya la cosmética ecológica? Cuéntanoslo en nuestras Agua Micelar de Flor de Aciano de la gama BIO de Garnier, ¡nos encanta que compartáis vuestras experiencias!

También te interesará