Lectura: 2 minutos

Si cada vez estás tomando más conciencia ecológica pero aún no has comenzado a reciclar en casa puede ser que tengas dudas de cómo hacerlo. ¡Aquí responderemos todas tus preguntas!

Para que consigamos vivir en un mundo mejor, debemos cuidarlo entre todos. El reciclaje se convierte entonces una parte fundamental del cuidado del planeta y debemos hacerlo desde casa. Con estas claves ya no dudarás de cómo hacerlo.

¿Qué necesito?

Para poder diferenciar bien los distintos tipos de residuo, lo mejor es que tengas varios cubos de basura o uno con distintos compartimentos. Lo ideal será tener tres: uno para residuos orgánicos, otro para envases y otro para otros residuos como objetos de plástico o metal que no sean envases.

¿Qué hago con los residuos orgánicos?

Los residuos orgánicos son aquellos que se biodegradan solos y se convierten en composta.  Tales como los restos de carne, pescado, fruta y verdura o café, plantas etc. Estos residuos deben separarse para tirarse al contenedor marrón, un nuevo tipo de contenedor que algunas ciudades están empezado a implantar. Si aún no está en tu ciudad, puedes empezar a separar estos residuos orgánicos en tu casa y conseguirás un abono natural perfecto para tus plantas.

¿Qué debo tirar en el contenedor amarillo?

Este contenedor es, por resumir, el de los envases. Así, debes separar todas las latas, bricks y envases de plástico para poder tirarlo a este contenedor. Como probablemente sepas, estos residuos no son biodegradables por lo que es imprescindible reciclarlos. Si aún no te has convencido, ¿sabías que reciclando 6 latas se contrarrestan los efectos de la contaminación de un tubo de escape durante 10 minutos?

¿Qué hago con el cartón y el vidrio?

El papel y cartón debe separarse, al igual que el vidrio. Cada uno de estos productos tiene su propio sistema de reciclaje así que procura respetarlo. El papel y cartón se debe tirar en el contenedor azul. ¿Un truco? Usa una bolsa de papel para recogerlos, así podrás tirarla cuando vayas al contenedor azul y será más cómodo para ti.

El vidrio se recicla en los contenedores verdes. Además de ayudar al planeta, seguro que te relaja escuchar cómo se rompen los cristales y liberar así tu estrés. ¡Cualquier excusa es buena para reciclar!

Entonces… ¿el otro contenedor para qué es?

El contenedor que has conocido de toda la vida sirve para recoger todos los residuos que no tienen un sistema de reciclaje propio. Si dudas, piensa si lo podrías tirar en el contenedor marrón, azul o verde. Si no es así, el contenedor con la tapa naranja es el lugar de ese residuo.

¿Qué más puedo hacer?

El reciclaje es solo un granito de arena para mejorar el planeta. Además de separar los residuos y tirarlos en los correspondientes contenedores, hay otros pequeños gestos que puedes incluir en tu día a día para mejorar la sostenibilidad del planeta.

Por ejemplo, si hasta ahora siempre salías del supermercado con muchas bolsas de plástico, ¿por qué no pruebas a llevar siempre una bolsa de tela contigo? No abultan nada, se pueden reutilizar y además evitarás consumir plástico innecesariamente.

Si tenías dudas sobre cómo reciclar en casa, seguro que esta guía te ha servido para comenzar a hacerlo. ¿Qué otros trucos tienes para colaborar en la sostenibilidad del planeta? ¡Cuéntanoslos en nuestras redes sociales! Seguro que entre todos aprendemos para hacer de este un mundo mejor.

También te interesará