Este tipo de arcilla, de uso extendido en la cosmética oriental, mezcla arcilla roja con blanca y consigue limpiar profundamente sin causar un efecto abrasivo.

Perfecta para las pieles más sensibles, son varios los usos que se le puede dar a este ingrediente, pues con él, se elaboran mascarillas, jabones y exfoliantes; y además es un componente muy eficaz como tratamiento antienvejecimiento. ¡Todo un chollo!

¿De dónde proviene la arcilla?

La arcilla procede de la erosión que el agua y el viento causa en las rocas blandas. Al entrar en contacto con estos elementos, se consigue una textura plástica que, en seco, se vuelve maleable y tiene un buen nivel de absorción. Dependiendo del tipo de roca del que provengan, pueden estar formadas por unas partículas muy pequeñas o no. La principal característica de todas ellas es que proporcionan ventajas y beneficios para nuestra salud.

Existen diferentes tipos de arcillas, y su uso también es distinto:

  • Arcilla verde: es el tipo más utilizado, funciona como antiinflamatorio, analgésico, desintoxicante, remineralizante y absorbente. Su uso sirve para tratar edemas en las piernas, celulitis, inflamación, dolores articulares y musculares, así como golpes, hematomas…
  • Arcilla negra o gris: procedente de la lava volcánica, y la más absorbente de todas, por lo que es indicado para las pieles más grasas y para reducir/absorber líquidos en zonas corporales. Es rica en minerales y nutrientes. Depura y limpia en profundidad, y tiene propiedades regenerativas y cicatrizantes.
  • Arcilla roja: tiene un alto contenido en óxido de hierro. Sana la rigidez, la inflamación en las articulaciones, alivia los problemas circulatorios y es perfecta para tratar la fiebre.
  • Arcilla blanca: compuesta por silicio y aluminio, es la arcilla con más pureza. Tiene propiedades cicatrizantes, antibacterianas y antiinflamatorias, además de ayudar a aliviar el estreñimiento, absorbe las toxinas.
  • Arcilla rosa: es el resultado de mezclar la arcilla blanca y la roja, y está indicada para tratamientos en la piel, sobre todo para las pieles muy sensibles,  porque limpia sin dejar un resultado abrasivo.

Características de la arcilla rosa

  • Rica en hierro y oligoelementos
  • Absorbente y nada abrasiva
  • Tiene propiedades estimulantes, antisépticas y antiinflamatorias
  • Favorece a la circulación y drena, por lo que es perfecta para aplicar en zonas localizadas de grasa, celulitis y flacidez
  • Ayuda a cicatrizar
  • Restaura la piel dañada y calma la piel irritada
  • Regenera el colágeno, promueve el crecimiento de nuevas células y regenera la elastina de la piel
  • Tiene propiedades revitalizantes y energizantes
  • Es despigmentante, por lo que ayuda a quitar manchas

Sus beneficios (cara, cuerpo y pelo)

Esta arcilla es muy típica en Asia y su uso se da para regular y aliviar las afecciones de la piel. Estos son los efectos que causan en:

  • Cara: como mascarilla, limpia y desintoxica en profundidad, sin abrasar la piel.
  • Cuerpo: devuelve a la piel la elasticidad perdida. Es genial para pieles secas, porque aporta nutrición, luminosidad y firmeza. ¡Actúa muy bien en las estrías!
  • Cabello: depura y suaviza. Perfecta para todo tipo de cabellos, su efecto reducirá la grasa y fortalecerá las puntas. 

Si quieres lucir una piel espectacular, y que reúna las características que posee la arcilla rosa, en Garnier te presentamos la Mask Charcoal, una mascarilla que purifica y reduce los poros, a la vez que consigue hidratar tu piel como si fuera un serum, ¡su efecto dura en tu piel casi una semana! Esta mascarilla de tejido negro también proviene de Asia y está impregnada con carbón, el cual es un buen absorbente, además contiene una fórmula enriquecida con extracto de alga negra, ácido hialurónico y LHA.

Por otro lado, la Fresh Mix Vitamin C, aporta una gran luminosidad a tu piel, ¡igual que la arcilla rosa! ¿A qué esperas para probarla?

¡Repara, cuida y regenera tu piel de manera sencilla con nuestros productos!

También te interesará