Proteger la piel del sol es muy fácil si tienes en cuenta ciertos factores. ¡Toma nota!

Las actividades al aire libre son una parte fundamental del verano, y sin ellas, ¡nuestras vacaciones no serían lo mismo! Pero muchas veces, estas actividades nos llevan a pasar demasiado tiempo bajo el sol, así que es muy importante tener en cuenta la necesidad de proteger la piel. ¡No te pierdas nuestros consejos sobre cómo protegerse del sol!

  1. Evitar el sol de mediodía

Sí, ya sabemos que esta es la primera regla que todas las madres nos recuerdan, pero es estas horas del día son clave para protegerse correctamente. Si sobreexpones tu piel a los rayos del sol por un tiempo prolongado, especialmente en las horas centrales del día, los rayos UVA y UVB pueden provocar daños, tales como envejecimiento prematuro, resequedad, arrugas, manchas, e incluso el temido cáncer de piel… Todo esto sin contar las molestas y desagradables quemaduras que causan dolor ¡y que son terribles a la vista!

Por lo tanto, la primera medida de prevención para evitar daños causados por esta sobreexposición es evitar el contacto directo con la luz solar durante estas horas: de 12 a 15h, procurando permanecer a la sombra.

Esto es especialmente importante para los niños menores de dos años, quienes, por supuesto, son más sensibles y perceptibles a posibles daños.

  1. Protégete usando ropa

Otra sencilla forma de protección contra de las quemaduras causadas por la luz solar es simplemente utilizar ropa adecuada que represente una verdadera barrera contra los rayos solares.

Un simple sombrero o unas gafas de sol pueden significar una gran diferencia para tu piel y tus ojos, que también suelen verse afectados negativamente por los efectos de la luz solar.

  1. Usa crema y protector solar

¡Usar protector solar es obligatorio, nunca lo olvides! Una buena opción (si estás cansada de las cremas de toda la vida) es utilizar nuevo el protector solar transparente UV Water de Delial, ya que tiene una alta y refrescante protección, ideal para el verano. Además, tiene una textura fresca nada pegajosa invisible en la piel. También contiene aloe vera hidratante para aportar frescor y ligereza a la misma.

  1. ¡A hidratarse y comer adecuadamente!

Para terminar, mantener una alimentación rica en frutas y verduras, que contengan altas cantidades de antioxidantes y vitaminas E y D como el aguacate o los frutos secos, te ayudará a mantener la piel resistente, joven e hidratada. Además, es importante que mantengas el cuerpo hidratado bebiendo mucha cantidad de agua.

¡Estas son solo algunas prácticas sencillas para prevenir los daños causados por el sol! Así que, para disfrutar del veranito como siempre… ¡la protección solar, y todos los anteriores consejos, es básica!

También te interesará