Lectura: 2 minutos

Seguro que has oído hablar del consumo responsable pero aún no tienes claro qué es exactamente y por qué está en boca de todos. ¡Aquí te lo contamos!

Dentro del compromiso general de Garnier de acercar la belleza natural a todos y concienciar sobre la importancia del cuidado del Medio Ambiente, el consumo responsable es un concepto muy importante si queremos prestar más atención a nuestro entorno y por qué no puede convertirse solamente en una tendencia pasajera.

¿Qué es el consumo responsable?

Este concepto define la búsqueda de las personas por cambiar sus hábitos de consumo de los bienes y servicios y limitarlos a sus necesidades reales, teniendo en cuenta la procedencia de sus compras y el impacto que éstas tienen tanto en el medioambiente como en otras personas.

Así, para tener un consumo responsable se han de tener en cuenta diferentes factores:

  • ¿La producción del producto que compras es respetuosa con el medioambiente?
  • ¿El producto incluye ingredientes ecológicos?
  • ¿La fuente de abastecimiento para la producción del producto es sostenible?
  • Los salarios de las personas que lo producen: ¿son dignos?
  • La igualdad entre hombres y mujeres: ¿se respeta en el lugar de producción de tu compra?
  • ¿Se protegen los derechos de los niños en ese lugar?

Beneficios del consumo responsable

Este planteamiento más sensato del consumo de las personas cuenta con 2 beneficios destacables:

  • Permite ahorrar dinero

Si no compramos por encima de nuestras necesidades, nuestro gasto se verá reducido y conseguiremos ahorrar dinero. Una buena manera de conseguirlo es apagar las luces cuando no estás en una habitación. Lo agradecerás al ver tu factura de la luz.

  • Viviremos en un planeta mejor

Si nos aseguramos de que nuestro consumo tenga las menores consecuencias en el medioambiente, conseguiremos que la salud de nuestro planeta mejore.

¿Por qué es importante?

Al tener unas consecuencias tan profundas sobre el medioambiente y la situación social de millones de personas, es importante que ganemos consciencia y ajustemos nuestro consumo a nuestras necesidades. Para ello, haz la prueba y la próxima vez que vayas a ir al supermercado, llévate una lista con lo que necesites realmente. Cada gesto cuenta y, poco a poco, verás que es mucho más sencillo de lo que crees. ¿Lo mejor? Que no solo tu cartera lo notará, también lo hará el planeta.

Ya conoces qué es el consumo responsable, pero, ¿sabías qué era antes? ¿Lo practicas? Si aún no lo haces, esperamos que nuestros consejos te hayan servido. Si ya lo practicas, ¡seguro que tienes algún truco para compartir con nosotros en nuestras redes sociales!

También te interesará