Lectura: 3 minutos

Aunque puedas creer que la mascarilla y el acondicionador son productos muy parecidos, lo cierto es que existen diferencias entre ellos. ¡Descúbrelas aquí!

Si piensas que el uso de la mascarilla y el acondicionador no son compatibles, debes conocer sus diferencias para incluirlos en tu rutina de cuidado de pelo.

Como ya sabrás, si buscas tener un pelo bonito y sano, es importante que sigas una rutina de cuidados específicos para tu tipo de pelo. En esa rutina, el protagonista suele ser el champú, pero no es el único producto que debes usar para conseguir la melena de tus sueños. Junto a él, el acondicionador y la mascarilla forman el trío ganador para mantener un pelazo de envidia. Pero…¿qué hacen exactamente la mascarilla y el acondicionador?

¿Para qué sirve el acondicionador?

El acondicionador, como su propio nombre indica, sirve para acondicionar. Esto es, hidratar el pelo y dejarlo suave después de haber limpiado en profundidad con el champú. Su fórmula es ligera, lo que ayuda a poder aplicar el producto a diario. Una vez aclarado el champú y sobre el pelo mojado, se aplica el acondicionador de medios a puntas. Normalmente, se puede aclarar al instante sin necesidad de dejar un tiempo para que haga más efecto.

¿Para qué sirve la mascarilla de pelo?

La mascarilla de pelo es un producto que sirve para hidratar profundamente y dejar el pelo suave. Existen muchos tipos y texturas diferentes y deben elegirse en función de tu tipo de pelo.

La mascarilla se aplica después de haber limpiado el pelo desde los medios a las puntas y aplicado el acondicionador. Habitualmente, las mascarillas requieren un tiempo de reposo para que el producto cumpla con sus funciones de nutrición profunda. Una vez hayan pasado 5/10 minutos, es el momento de aclarar la melena abundantemente para retirar cualquier resto del producto.

¿Cuáles son las diferencias entre el acondicionador y la mascarilla?

  • Textura

La textura de cada producto es diferente para ayudar a que cumpla con los objetivos de la fórmula. Normalmente, el acondicionador es más ligero que la mascarilla. Esto es porque el primero se puede aplicar a diario y es necesaria una fórmula más ligera para no apelmazar el pelo.

Hablando de texturas, nosotros te recomendamos La Mascarilla-Leche de Original Remedies, una mascarilla que nutre en profundidad, pero con una textura ultra ligera en leche ¡Todo ventajas!

  • Frecuencia de aplicación

La frecuencia con la que puedes usar cada producto es la mayor diferencia entre los dos. El acondicionador está pensado para usarlo a diario, mientras que la mascarilla se suele usar una vez a la semana. Y es que, la mascarilla hidrata mucho en profundidad y un uso excesivo puede apelmazar el pelo y engrasarlo. Con La Mascarilla-Leche de Original Remedies, gracias a su textura ultra ligera, podrás usarla diariamente. Además, ¡se absorbe al instante!

  • Funciones

El acondicionador ayuda a dejar el pelo suave y brillante, manteniendo a raya el encrespamiento. La mascarilla ayuda a recuperar el estado óptimo de la fibra capilar e hidratar profundamente. La Mascarilla-Leche de Original Remedies reúne estas dos funciones y, además, es de aclarado rápido, ¡sin tiempo de espera!

  • Los dos se pueden usar a la vez

Al tener funciones y texturas diferentes, el acondicionador y la mascarilla se pueden usar a la vez. Una vez a la semana, después de haber lavado el pelo con champú y haber aplicado el acondicionador, puedes usar tu mascarilla favorita.

Seguro que hasta ahora tenías dudas sobre el acondicionador y la mascarilla, pero ahora ya conoces todas sus diferencias. ¿Cuál de los dos prefieres? ¿Usas los dos? ¿o te quedas con La Mascarilla-Leche? ¡Cuéntanoslo en nuestras redes sociales!

También te interesará