Lectura: 2 minutos

Si buscas un snack rápido para cuando te entra hambre a media mañana, es muy probable que recurras a los frutos secos. Además de ser deliciosos, cuentan con un montón de beneficios. ¿Los conoces?

Si llevar una vida sana es uno de tus propósitos, cuidar la alimentación se convierte en una de las prioridades. Cuidar la dieta que llevamos a veces se vuelve complicado, pero con algunos trucos puede convertirse en tarea fácil. ¿Has pensado en convertir los frutos secos en tus aliados? Descubre sus beneficios.

  • Son ricos en vitaminas

Este snack tiene un gran aporte vitamínico. Además de tener un gran contenido en vitaminas B1 y B3, los frutos secos son también una fuente importante de vitamina E, un gran antioxidante que combate los radicales libres.

  • Tienen grasa, pero de la buena

Seguro que has escuchado que los frutos secos tienen mucha grasa pero se trata de grasas saludables, buenas para el corazón. Se trata de grasas mono y poliinsaturadas como el ácido oleico y el Omega 3, ácidos grasos muy importantes para el cuerpo. Así que aunque tengan grasas, no hay que verlos como enemigos.

  • A tope de fibra

Los frutos secos son ricos en fibra, lo que ayuda a controlar el apetito. Por eso, se convierten en un snack excelente para picar a media mañana cuando el hambre aparece en las jornadas de trabajo. Además de regular el tránsito intestinal, también la fibra permite controlar los niveles de colesterol. ¡Todo ventajas!

  • Cuidan el pelo

Gracias a su alto contenido en zinc, selenio y vitamina B, los frutos secos protegen el pelo y lo mantienen saludable. ¡La manera más rica de tener pelazo!

¿Cuáles elegir?

Después de conocer las ventajas de comer frutos secos, seguro que te estás preguntando cuáles deberías consumir. Para que sea una opción más saludable aún, es recomendable que optes siempre por comerlos crudos o tostados, así eliminarías los fritos. Además, puedes elegir que procedan de agricultura ecológica para asegurarte de que no se han usado químicos sintéticos en su producción.

La Fundación Española del Corazón recomienda consumir 50 gramos de frutos secos al día para prevenir enfermedades cardiovasculares. Esto es solo un puñado al día, ¡perfecto como picoteo a media mañana!

Las nueces y las almendras destacan por su alto poder saciante y su contenido en grasas buenas, mientras que los pistachos ayudan a controlar el nivel de azúcar en la sangre.

Una manera genial de incluirlos en tu alimentación es añadiéndolos en ensaladas, ¡te gustará el toque crujiente que le dan a los platos y te volverás adicta!

Si aún no te has rendido a los frutos secos, seguro que después de conocer sus beneficios lo harás. ¿Cuáles son tus favoritos? ¿Y tu momento favorito para comerlos? ¡Cuéntanoslo en nuestras redes sociales, ¡nos encanta que compartáis vuestras experiencias!

También te interesará