No hay una única manera de conseguir un pelo liso. Descubre qué tipos de alisado existen y cómo cuidarlos para evitar daños.

Si estás cansada de que se te encrespe el pelo por la humedad, o quieres cambiar tu look, terminando con tus rizos por una temporada, te contamos los tipos de alisados que puedes realizar. Y como en Garnier, el cuidado del pelo es primordial, te aconsejamos la gama Adiós Daños para que puedas utilizarla tanto antes de la aplicación del alisado (como una pre-protección), como después del mismo, para que tu pelo recupere su salud natural y no sufra tanto con estos métodos.

Alisado Brasileño

Es el más conocido dentro de los alisados semipermanentes. El ingrediente principal de este método es la keratina, una proteína que se encuentra en la piel, las uñas y el pelo de forma natural. Apto para todo tipo de cabello.

Su carácter químico es el más inofensivo, pues se basa en el realizar el relleno de los huecos que se dejan en el pelo a base de Keratina, y no de otros productos como el formol. Al aplicar la keratina natural en la cutícula del pelo, provoca una reducción del frizz del 95%. Además, la keratina tiene propiedades reparadoras, por lo que ayudará a proteger el cuero cabelludo.

Alisado Japonés

Para realizar este alisado se hace uso de un compuesto químico llamado tioglicolato de amonio, un tipo de amoniaco, pero de baja toxicidad. Este tipo es más agresivo que el de la keratina.

Fue creado en los años 90 por la japonesa Yuko Yamashita y tuvo gran auge al final de esta década. Es recomendable que este tipo de alisado sea aplicado en salones de peluquería, pues el proceso es algo más complejo que el anterior y los productos utilizados son algo más agresivos.

Si te decides por este tipo, tienes que tener en cuenta algunos aspectos importantes, pues no podrás realizarte peinados que opriman tu cabello, como las coletas, de lo contrario, derivaría en un daño para tu pelo. Además, tendrás que descartar teñirte el cabello pues sería doblemente agresivo. Si tienes un pelo rizado tipo afro, descarta este alisado, porque dañarías tu melena para siempre.

Alisado fotónico

Al igual que con el alisado brasileño, este tipo hace uso de la keratina, y después utiliza una luz fotónica para fijar el tratamiento y ayudar a que se alise el cabello de una forma más rápida.

Consiguiendo resultados en menos tiempo, la luz solo se encarga de acelerar y fijar el proceso, pero no de alisar, pues es la keratina la encargada de alisar el pelo como hemos explicado anteriormente.

Alisados temporales

En caso de que no quieras perder la forma natural de tus mechones durante unos cuantos meses, también puedes optar por los alisados tradicionales, mediante el uso del secador o las planchas.

Recuerda siempre utilizar protectores de calor, pues evitarás que tu cabello se vuelva quebradizo, seco y pierda su luz.

Decidas lo que decidas, protege tu cabello gracias a la gama Adiós Daños de Fructis. Su combinación de fórmulas con extracto de Amla con keraphyll se encargan de reparar la superficie de la fibra del cabello y de rellenar las grietas causadas por las agresiones externas. Con la aplicación de su mascarilla, tu cabello quedará intensamente reparado, brillante y saneado hasta las puntas.

Cuida tu pelo en profundidad con Garnier, ¡y anímate a contarnos tu experiencia con nosotros en los comentarios!

También te interesará