Lectura: 2 minutos

La piel con acné no es un problema exclusivo de los adolescentes y también existe a los 30. Descubre cómo cuidar una piel así con nuestros consejos.

Aunque sea habitual pensar que los granitos solo aparecen en las pieles más jóvenes, lo cierto es que las pieles pueden tener tendencia al acné a cualquier edad.

¿Por qué puede salir el acné a los 30?

Aunque algunas veces el acné persiste hasta alcanzar la treintena, en ocasiones es al llegar a esta edad que aparecen los dichosos granitos en algunas pieles. Esto suele deberse a una alta producción de sebo en la piel, pero también a factores externos como el tabaco, el estrés o algunos cambios hormonales.

Los granitos que aparecen a raíz de los cambios hormonales suelen aparecer alrededor de la barbilla y suelen aparecer en las mujeres después de la ovulación.

¿Cómo puedo cuidar una piel con acné a los 30?

Como con cualquier tipo de piel, es importante establecer una rutina de cuidado facial adecuada y en el caso de la piel con tendencia acnéica ocurre lo mismo.

Una de las claves del cuidado de la piel con tendencia al acné es la higiene, sin importar a qué edad aparezca. Para esto, es importante lavarse la cara por la mañana y por la noche con productos específicos para este tipo de piel. Nosotros te recomendamos el Gel Limpiador 3 en 1 de Pure Active. Su fórmula está pensada para pieles mixtas con imperfecciones y cuenta con ingredientes purificantes como la arcilla y con ácido salicílico que ayuda a secar aquellos granitos más resistentes. Además de usarlo como limpiador, también es exfoliante y lo puedes usar una vez a la semana como una mascarilla facial. Gracias al eucalipto, te dejará una sensación refrescante en la piel que te enganchará. ¡Pruébalo!

Además de una correcta limpieza, cuando se tiene 30 años la hidratación también es fundamental, sobre todo si nos preocupa que pueda aparecer  el acné. Y es que, hidratar la piel no solo es importante para aliviar la sequedad y la sensación de tirantez que puede provocar la deshidratación del cutis. Además, una correcta hidratación ayuda a equilibrar la producción de sebo de la piel. Piénsalo así: si la piel nota que está seca, generará más grasa para compensarlo. Si hidratas bien el rostro, no necesitará generar tanto sebo.

En el caso de la piel con tendencia al acné, es recomendable optar por fórmulas ligeras como los geles, de rápida absorción, y que sean no comedogénicas. Así te asegurarás de que no añades grasa a la piel, que puede desencandenar un nuevo brote de granitos.

Si te han servido estos consejos para cuidar la piel con tendencia al acné a los 30 años, estaremos encantados de que compartas con nosotros tu experiencia. ¡Escríbenos en nuestras redes sociales!

También te interesará