Lectura: 2 minutos

Cada tipo de piel necesita unos cuidados concretos. Si tienes rojeces en la cara, sigue nuestros consejos sobre cuidados de la piel.

Con los cambios de temperatura, algunos tipos de piel sufren especialmente y aparecen las antiestéticas rojeces. Si no sabes cómo tratarlas, ¡sigue leyendo!

¿Por qué salen las rojeces?

Las rojeces en la piel pueden tener diferentes orígenes. Para averiguar qué causa las rojeces en tu piel, lo mejor es acudir al dermatólogo. Normalmente se distinguen 4 causas:

  • Rojeces fugaces: Consisten en el enrojecimiento temporal de la piel. Puede ser por el frío, una comida picante o simplemente porque te has sonrojado. Duran unos minutos y después la piel vuelve a la situación normal.
  • Eritrosis o rojeces permanentes: Se trata del enrojecimiento permanente, relacionado con la dilatación de los capilares sanguíneos, de la piel. Lo más habitual es que se encuentre localizada en la nariz o en las mejillas y se reconoce por que las rojeces son difusas.
  • Cuperosis: este enrojecimiento permanente de la piel se reconoce porque algunos vasos sanguíneos están más dilatados y se aprecian a simple vista.
  • Rosácea: este problema suele requerir tratamiento médico y se reconoce porque las rojeces pueden ir acompañadas de pequeños granitos que se confunden, en ocasiones, con acné.

¿Cómo cuidar las rojeces?

Las pieles con rojeces suelen ser pieles sensibles que reaccionan mucho más a cualquier factor externo como los productos agresivos o los cambios de temperatura. Por eso, se debe optar por productos específicos para pieles sensibles.

En el caso de la limpieza del rostro, opta por jabones de cosmética natural que no agredan la piel. Para una limpieza más profunda o para desmaquillar el rostro, puedes elegir el Agua Micelar Sensitive, perfecto para las pieles y ojos muy sensibles. Su fórmula bifásica no dejará ni un rastro de impurezas en tu piel.

Si tu caso de rojeces en la piel no es muy severo, siempre puedes elegir nuestro Agua Micelar Clásica, recomendada para todo tipo de pieles, incluso las sensibles.

Pero las rojeces no solo se tratan con una rutina de cuidado facial que se ajuste a tu tipo de piel. Además, hay muchos factores externos que debes cuidar. Los cambios de temperatura pueden favorecer las rojeces en la piel por lo que deberás protegerla del sol, pero también del frío. La contaminación también puede enrojecer la piel así que no te olvides de limpiar bien la piel todas las noches para retirar cualquier rastro de polución.

Otra de las claves para mantener las rojeces en la cara a raya es la hidratación. Así, podrás mantener la piel sana y elástica. Si quieres saber cómo conseguirlo, sigue nuestros consejos para una hidratación intensiva. ¡Te harán estar más cerca de una cara sin rojeces!

Si ya habías probado todo para despedirte de las rojeces en la cara, seguro que estos consejos te ayudarán a mantener una piel sin enrojecimientos. ¿Qué trucos has probado? ¿Cuál te funciona a ti? Compártelos con nosotros en nuestras redes sociales, ¡seguro que aprendemos de ti!

También te interesará