Lectura: 2 minutos

Teñirse el pelo no es algo para todo el mundo. Hay mujeres que aprovechan esos momentos de relax y de tiempo libre para dedicarlo a algún ritual de belleza como el tinte, mientras que otras temen ese momento de cambio de color en su pelo por el resultado final que puedan conseguir

Pero todas tenemos algo en común si finalmente nos animamos a teñirnos el pelo: ¡queremos mejorar y cuidar nuestro cabello cuando nos enfrentamos a un cambio de color! Por eso, es importante escoger la coloración adecuada y somos muchas las que preferimos los tintes de pelo naturales.

Tintes de pelo naturales, ideales para el cuidado de tu melena

Siempre hemos oído eso de que podemos aclarar el pelo con manzanilla en casa, volverlo más rojizo con henna o más oscuro con té negro, pero normalmente todos esos productos capilares asociados a propiedades de coloración son mucho más efectivos como ingredientes en cosméticos.

Los activos naturales se han aprovechado desde hace siglos para teñir el pelo realizando el propio tinte en casa. Las tradicionales suelen ser efectivas, ya que, aunque no conseguirás un cambio de tono demasiado notable, pueden mejorar el color de tu melena evitando, tanto el efecto raíz, como maltratar el cabello con demasiados químicos.

Teñirse nutriendo el cabello

El uso de los tintes de pelo naturales se ha popularizado por sus beneficios a la hora de cuidar el cabello, y por su naturalidad, ya que provocan un cambio de color muy sutil que permite, por ejemplo, cubrir las canas sin dañar el cabello.

Nutrir el pelo a la par que cambiamos de color es imprescindible. Con la gama Nutrisse, tenemos esta posibilidad porque es una coloración que logra un pelo perfecto nutriéndolo mientras se tiñe y logrando un acabado natural.

Además, no hay que pensar solo en la nutrición durante el momento del tinte, sino para el futuro, por lo que ¡asegura nutrición y protección durante 8 semanas con la misma cobertura en cabello con canas! Y es que la mascarilla super nutritiva de Nutrisse está enriquecida con 4 aceites: de aguacate, de oliva, de karité y de arándono rojo. Los cuatro juntos hacen que tu pelo quede súper sedoso y suave además de asegurar su duración.

Otros productos, como los de la gama Olia, también consiguen cubrir todas las canas y aseguran un acabado brillante y natural, así como una mejora visible en la calidad del cabello. Su fórmula enriquecida con aceites florales naturales, tampoco contiene amoníaco por lo que no daña la fibra capilar. ¡Conseguirás un color radiante de larga duración y un pelo suave y sedoso!

Escojas el tipo de tinte que escojas, lo importante es que te familiarices con sus componentes para comprobar que son los más adecuados tu tipo de pelo. Una vez que elijas el tono con el que más te identifiques, haz una prueba de alergia previamente para evitar cualquier reacción y tras 48h, aplícalo con cuidado sobre tu pelo. Después solo quedará lucir tu nuevo color e ir pensando si, en la siguiente ocasión, mantendremos el mismo o apostaremos por un color diferente.

Si próximamente vas a apostar por un cambio de look o toca renovar tu color de pelo, cuéntanos en nuestras redes sociales cuál es tu marca y color favorito. ¡Esperamos vuestros Stories!

También te interesará