Lectura: 3 minutos

Seguir la rutina de limpieza facial a veces puede dar mucha pereza. La doble limpieza facial está de moda y, aunque añadir pasos a la rutina te puede echar para atrás, sus resultados te convencerán. ¡Descubre cómo hacer la doble limpieza facial aquí!

Como muchas de las nuevas tendencias de belleza, la doble limpieza facial ha llegado de Corea. Allí, las coreanas llevan años siguiendo largas rutinas de limpieza que llegan a incluir 12 pasos. Los resultados son prometedores y se ven desde el primer momento, pero ¿sabes cómo debes hacer la doble limpieza?

Como bien indica su nombre, la doble limpieza facial se realiza limpiando la cara dos veces, pero hay otros pasos añadidos que se han de seguir para conseguir unos resultados óptimos: una piel hidratada, resplandeciente y suave.

Desmaquilla los ojos

Antes de empezar la rutina, se ha de retirar cualquier resto de maquillaje de los ojos. Del resto de la piel, nos encargaremos más tarde, pero los ojos merecen especial atención ya que es donde más se puede acumular restos de máscara de pestañas o lápiz de ojos, más difíciles de quitar. Para ello, empapa un disco de algodón en tu agua micelar favorita y apóyalo en los ojos unos segundos. Después, retira el algodón y dejarás los ojos limpios de una sola pasada. Para este punto, recomendamos hacerlo con el Agua Micelar con Agua de Flor de Aciano de Garnier BIO, perfecta para eliminar el maquillaje y no dejar ni rastro de impurezas.

La primera limpieza, con aceite

Este paso es la clave de la doble limpieza facial. Aunque al principio la limpieza no te parezca compatible con el aceite, la verdad es que un producto así es la mar de útil para cumplir este objetivo. Y es que, el aceite permite descomponer la grasa de la piel y eliminarla. Elige un aceite limpiador que te guste y masajea tu rostro con él. También puedes optar por aceites vegetales como el de coco o de oliva que mantendrán la piel hidratada mientras la limpias.

Aprovecha este paso para regalarte un momento para ti. Con un automasaje facial durante dos o tres minutos, no sólo conseguirás relajarte. Además, favorecerás el riego sanguíneo y reducirás la hinchazón. Después, aclara la cara con agua templada para retirar el aceite.

Vuelve a limpiar, ¡otra vez!

Esta vez, deberás limpiarlo con tu gel limpiador habitual. Como siempre, elige uno que se adapte a las necesidades de tu piel. Si buscas un efecto refrescante, puedes elegir el nuevo Gel Limpiador Detox de Lemongrass de Garnier Bio que atrapará la suciedad con sus ingredientes naturales.

Agua Micelar para un extra de limpieza

Después de haberte limpiado la cara, es el momento de tonificar. Para eso, puedes usar el Agua Micelar con Agua de Flor de Aciano de Garnier BIO. Además de retirar cualquier impureza que pueda quedar para conseguir una piel 100% limpia, su fórmula tonificara la piel, cumpliendo con un paso vital en la rutina de las coreanas. ¿Lo mejor? Funciona incluso en las pieles más sensibles.

¡No te olvides de hidratar!

Una vez has conseguido un rostro limpio, es importante hidratarlo. Para ello, puedes aplicar primero tu sérum favorito. Éste debe ir siempre antes que la hidratante porque va a capas más profundas de la piel. Después, aplica mediante un masaje tu crema hidratante favorita.

Aunque la doble limpieza facial te pueda parecer un engorro, estamos seguros de que una vez que la pruebes y sientas sus resultados, ¡te volverás adicta! ¿Conocías ya esta rutina de limpieza? ¿La has probado alguna vez? Déjanos un comentario en nuestras redes sociales, ¡queremos saber tu opinión!

También te interesará