Lectura: 2 minutos

Seguro que alguna vez has usado este producto, pero no sabes exactamente para qué sirve o cuáles son sus tipos. Aquí te contamos todos los detalles del exfoliante facial.

El exfoliante facial es un paso de la rutina de cuidado facial que levanta muchas preguntas: ¿cada cuánto debe usarse? ¿por qué hay que hacerlo? ¿cuál es el que mejor se adapta a mi tipo de piel? No te preocupes, aquí te resolvemos todas tus dudas para que aprendas a usar este producto con tantas ventajas.

¿Por qué hay que exfoliar la piel?

La piel es un órgano – de hecho es el más grande del cuerpo humano- y, como tal, tiene sus ciclos de renovación. Cada 28 días la piel se renueva de manera natural y consigue renovar las células, sustituyendo las células muertas por unas nuevas.

Este proceso puede ralentizarse según nuestra edad o en función de nuestro estado de salud y es ahí donde reside la importancia de usar un exfoliante facial. Este producto ayuda a retirar las pieles muertas para dejar lugar a las células nuevas y que cumplan su función: oxigenarse y absorber correctamente la humedad y los nutrientes.

¿Cuáles son los beneficios de usar un exfoliante?

Si lo haces con cuidado, la exfoliación ofrece muchos beneficios para la piel. Además de retirar las células muertas, ayuda a eliminar las marcas de la piel y a mantenerla oxigenada.

También mejora su textura, dejándola suave e uniforme. Por otro lado, permite que los productos de tratamiento penetren mejor en la piel y cumplan mejor su función. Con todos estos beneficios, ¿por qué no te exfolias aún?

¿Cómo usar un exfoliante facial?

El exfoliante facial debe usarse siempre con la piel húmeda. De esta manera, se evita irritar la piel. Este paso se debe hacer justo después de haber limpiado la piel. Con la piel mojada, aplica una pequeña cantidad de producto y masajéala por la cara en movimientos circulares. Una vez hayas acabado, debes enjuagar con abundante agua para retirar cualquier resto de producto. Después, aplica tu crema hidratante habitual.

La exfoliación debe hacerse máximo una vez por semana en el caso de las pieles mixtas y grasas. Si tu piel es sensible, puedes hacerlo cada dos semanas para no agredir la piel.

¿Qué exfoliante facial debo usar?

Como en todos los pasos de la rutina de cuidado facial, es importante elegir un producto que se adapte a las necesidades de tu piel.

Si tu piel es mixta con imperfecciones, puedes usar el Gel Limpiador 3 en 1 de Pure Active. Su fórmula con arcilla ayuda a purificar la piel y a reducir las imperfecciones.

Cuando los puntos negros son tu mayor preocupación en la piel, puedes usar el Gel 3 en 1 Carbón de Pure Active. Su fórmula con carbón y ácido salicílico permite eliminar los puntos negros fácilmente y regular la producción de grasa de la piel.

Las pieles grasas con tendencia acnéica son las que más partido pueden sacarle a la exfoliación. Para eso, el Exfocepillo de Pure Active ofrece una exfoliación más intensa que permite eliminar fácilmente las imperfecciones de la piel.

Ahora que sabes para qué sirve el exfoliante facial, seguro que lo incluirás en tu rutina de cuidado facial. ¿Lo has usado alguna vez? ¿Cómo te notas la piel después de usarlo? ¡Comparte tus comentarios en nuestras redes sociales!

También te interesará