El moño es uno de los recogidos informales más fáciles de hacer y más populares entre las mujeres. Siempre se recurre a él, pues además de ser sencillo de elaborar, es cómodo y además puede servir para cualquier ocasión (ya sea una reunión de trabajo, una quedada con amigos, para tu día a día laboral…) ¡y sienta bien a todas!

En este post, te traemos tres tipos de moños altos ideales para tu día a día y que te van a venir bien para multitud de situaciones. ¡Ve preparando lo necesario porque al menos uno de ellos te encantará! ¡Comenzamos!

Moño alto desenfadado, ¡el más fácil de hacer!

Apto para las mujeres que no quieren complicarse la vida con peinados sofisticados. Para este moño necesitarás: un coletero, horquillas y laca para fijar.

  1. Para empezar, hazte una coleta alta, bien sujeta y con el pelo recogido bien alisado y homogéneo.
  2. Separa la coleta en 3 mechones. Enrosca el primer mechón alrededor de la coleta y sujétalo con horquillas.
  3. Enreda el segundo mechón alrededor del primero y fíjalo con horquillas.
  4. Haz lo mismo con el tercer mechón.
  5. Fija las mechones que sobresalen con horquillas y aplica laca. Dependiendo del estilo que quieras llevar (formal o informal) o de la ocasión a la que vayas a acudir, aplica mayor o menor cantidad de laca.

Moño alto con trenza, un peinado algo más elaborado

Para este moño, solo te harán falta dos coleteros y unas cuantas horquillas.

  1. En primer lugar, hazte una coleta alta y átala en lo alto de la cabeza.
  2. Seguidamente, hazte una trenza de tres cabos. Eso sí, procura no apretar demasiado. Puedes también atreverte con una trenza de dos cabos si lo prefieres.
  3. Pellizca la trenza poco a poco para ganar volumen.
  4. Enrolla la trenza de manera que se convierta en un moño y ve dándole la forma que quieras con las horquillas. ¡Ya estarás lista para triunfar!

Moño alto con nudos, ¡te sentará estupendamente!

Para este recogido, precisarás de un coletero y horquillas.

  1. Comienza haciéndote una coleta a la altura que consideres (procura que sea algo alta).
  2. Coge pequeños mechones, enróllalos sobre sí mismos y sujétalos con unas horquillas.
  3. Dependiendo del tamaño que quieras tener, vas a tener que hacer mechones más o menos grandes.

En todos estos moños, puedes dejar algunos mechones por delante del rostro para aportar un aspecto dulce a tu estilo, ¡lo que tú prefieras!

Recuerda que para que un moño quede bien, debes contar con un pelo sano y fuerte, algo que se consigue usando los productos ideales para cada tipo de melena, por eso te recomendamos contar con nuestras gamas Fructis . Entre todas ellas, encontrarás una que será perfecta para las necesidades de tu pelo.

Ahora que conoces estos peinados, ¿cuál será el primero que probarás?

También te interesará