Si ya has decidido asumir el gran cambio que implica pasar de morena a rubia, hay ciertos aspectos que debes tener en cuenta para que no te arrepientas a la mitad del proceso.

Son muchas las mujeres que optan por este cambio de look radical, pero, al tratarse de un proceso intenso, es muy común que gran parte de ellas se arrepientan durante el cambio por no tener en cuenta ciertos factores. Desde Garnier, te contamos algunas cosas que debes saber antes de decidirte por este cambio de look tan drástico y atrevido.

Infórmate bien. Si puedes, pide consejo a un experto

Se pueden encontrar un sinfín de sitios web que te pueden aconsejar paso por paso cómo hacerlo sin perjudicar tu melena excesivamente, sin embargo, la mejor opción es, sin duda, pedir ayuda a un experto que te puede dar atención personalizada. De esta manera, evitarás cometer errores que puedan afectar negativamente la salud de tu pelo o a conseguir efectos no deseados. Si tienes dudas sobre las coloraciones, puedes ponerte en contacto con nosotros a través de este mismo post o a través de redes sociales para pedirnos consejo.

Encuentra el rubio perfecto

¡Con ayuda de un experto será mucho más fácil! Es muy importante tener en cuenta el tono de tu piel y el tipo de pelo que tienes para elegir la tonalidad que te venga mejor. No olvides que hay muchísimos tonos a elegir y seguro quieres optar por la que mejor te sienta. Hay tonalidades de rubio idóneas para todos los tipos de piel, pero hay que saber escoger cuál es la mejor para ti. ¡Echa un vistazo a nuestra web en nuestro apartado de coloración para comprobarlo por ti misma!

¿Cómo afecta al pelo?

Si quieres hacerte una decoloración previa antes de pasarte de morena a rubia, tienes que emplear productos que no afecten su bienestar. ¿Sabías que la decoloración necesaria para un cambio radical requiere que el pelo sea aclarado, por lo menos, 7 tonos?

Ahora bien, si empleas los productos adecuados no tienen por qué perjudicar tu melena. Por ello, te recomendamos el decolorante de Olia, ya que, al no llevar amoniaco, no estrepea en exceso el cabello.

Ten paciencia

La mejor manera para realizar este cambio y no dañar demasiado tu pelo en el proceso es hacerlo de una manera gradual, así que ¡mejor prepárate para ser constante y tener paciencia! Se trata de un proceso lento y largo, por lo que hay que elegir los productos adecuados para un resultado excelente.

Para un resultado óptimo, nada mejor como elegir el tinte que más cuide tu melena. Una buena opción son las gamas Nutrisse (el tinte nº 8 de Nutrisse es perfecto para lucir ese rubio que tanto anhelas) y Olia (Olia 9.3, Rubio Muy Claro Dorado). Ambas líneas de coloración te ofrecerán un color rubio lleno de vida y vitalidad sin perjudicar tu melena, ya que la cuida y la nutre en profundidad.

Si has decidido aventurarte y realizar este cambio, ya sabes algunos de los aspectos más importantes a tener en cuenta. No olvides que en el blog de Garnier tenemos los mejores consejos para mantener tu nuevo look. ¿A qué esperas para cotillear?

También te interesará