La práctica del mindfulness está de moda. Su eficacia para reducir el estrés y la ansiedad te aportarán muchos beneficios en tu día a día.

Hace ya muchos años que venimos escuchando el término mindfulness sin saber muy bien qué es y para qué sirve. ¡Hoy te aclaramos todas las dudas! Te explicamos esta filosofía de vida y lo que puede aportarte diariamente para ser más feliz.

¿Qué es el mindfulness y de dónde viene?

En pocas palabras, el mindfulness es una filosofía de vida basada en la práctica de la meditación. Meditación entendida como la actividad mental que busca centrarse en el momento presente. Es decir, consiste en concentrar tu mente de manera que solo esté en ella un pensamiento, emoción u objeto, pero siempre en el momento en el que se piensa.

Se trata de un derivado de las técnicas budistas e hinduistas ancestrales provenientes de las zonas de la India y Nepal (Vipassana), pero sin las connotaciones religiosas que antiguamente guiaban la meditación.

Esta técnica revisionada de la meditación tradicional fue popularizada por el profesor de Medicina Jon Kabat-Zinn, quien centró casi toda su carrera profesional en las interacciones mente-cuerpo, especialmente en cómo nos afecta el estrés.

Otro concepto clave para entender lo que es el mindfulness es el flujo psicológico. El flujo, también conocido como la zona, es la utilización de toda tu capacidad de atención en una tarea determinada. Esto se practica en numerosas actividades del día a día, tales como conducir, maquillarse, o practicar algún deporte. El mindfulness te ayuda a controlar el flujo de tu mente sin depender de los estímulos externos, dándote un mayor control sobre tus pensamientos y tu vida.

¿Para qué sirve el mindfulness?

El mindfulness es utilizado para tratar la ansiedad y la depresión, puesto que la meditación exige centrarse en el pensamiento y emoción concreta que causa esa depresión o ansiedad, sin juzgar o moralizar. También sirve para el mantenimiento y control de tu propia mente, ya que te permite concentrarte en los estímulos elegidos por tí y no dejarte llevar por la deriva emocional que pueda interferir con tus pensamientos.

Otro de los beneficios que el mindfulness te puede aportar es una mejora de la salud física y mental, en concreto del sistema circulatorio y límbico que son controlados directamente por la parte emocional del cerebro. Es decir, con el mindfulness puedes controlarlo a un nivel consciente.

También puede ser beneficioso para potenciar la creatividad, ya que te ayuda a centrarte en una idea concreta y poder comprenderla con una mayor complejidad. Por último, se ha demostrado que practicar la técnica del mindfulness incrementa la densidad de la materia gris en el cerebro, es decir, la cantidad de neuronas.

Para concluir, el ejercicio del mindfulness es muy beneficioso para tu día a día, ya que puede ayudarte a sobreponerte a los problemas que te impiden seguir avanzando y disfrutando de cada momento. Desde Garnier, te recomendamos su práctica ¡y te animamos a conseguir una vida más plena!

También te interesará