Ha llegado el momento. Hace meses que has recibido la invitación para esa boda y solo quedan unas semanas. El vestido, los complementos y el maquillaje están claros pero, ¿qué hago con mi pelo? Elegir un peinado elegante y que te favorezca es mucho más fácil de lo que parece y, normalmente, basta con navegar por Internet para ver los peinados que las celebrities han llevado en galas, fiestas y eventos. ¡O basta con buscar algún tutorial que nos ayude! Si ya has optado por algún recogido con pelo rizado para bodas, hacerlo será más fácil de lo que imaginas.

¡Me quedo con el moño!

El moño es el gran recurso de la peluquería por su versatilidad, es igual de resultón en un look diario que en una gran celebración como esa boda para la que estás buscando peinado. ¿Cómo hacerlo correctamente? ¡Muy fácil!

Bastará con retirarse el pelo de la cara de una forma suelta, que no quede tirante, dejando algunos mechones al aire, si lo prefieres, para darle un toque más desenfadado. Una vez recogido en una coleta, hay que ir doblándolo por mechones y recogiendo cada uno con una horquilla. El ancho de cada mechón dependerá del largo de la melena y del tamaño que quiera darse al moño, pero, en estos casos, un moño con mucho volumen suele ser un acierto.

Una vez te hayas peinado tu moño, es importantísimo trabajar sobre él dando forma a cada mechón. Quizás en un look más informal puedes dedicar menos tiempo a esta tarea, pero para un look de invitada a boda es imprescindible cuidar cada detalle.

Para conseguirlo, hay productos que son auténticos aliados en esto de lograr el acabado perfecto, como los de Styling de Fructis, tanto para darle forma como para fijarlo a través de lacas. Porque un moño que se va cayendo por el camino deja de ser moño, amigas.

¡Soy más de coleta!

Si, sin embargo, te sientes mucho más cómoda con una coleta y optas por esta opción para el look de tu próxima boda, también tienes muchas opciones. Piensa si quieres darte volumen en la parte delantera del cabello (puedes cardarlo ligeramente), o si prefieres que quede para atrás de forma natural manteniendo el estado de tu cabello. De esto dependerá la tensión con la que trabajes el recogido.

Piensa también en la sujeción que vas a utilizar para que sea una parte más de tu estilismo y, posteriormente, trabaja la caída de la coleta consiguiendo que brille en cada movimiento.

Con estos sencillos consejos, ¡logarás deslumbrar en la boda! (con permiso de la novia, claro).

También te interesará