Cambiar de imagen es divertido, pero tantas decoloraciones, alisados, rizados y secados pueden pasarle factura a tu melena. El cabello quebradizo o sin brillo, la pérdida de cabello y las molestas puntas abiertas son signos de tener el pelo dañado. Si tu cabellera anhela un cuidado especial, una mascarilla capilar reparadora podría ser justo lo que necesita.

Mi pelo tiene un aspecto horrible. ¿Una mascarilla capilar de verdad puede hacer algo?

El cabello dañado es antiestético y molesto, pero una buena mascarilla capilar reparadora puede nutrir tu cuero cabelludo y reforzar tu pelo. Las mascarillas capilares a base de ingredientes naturales son las mejores porque son suaves con el cabello, tienen un alto contenido de antioxidantes y calman el cuero cabelludo. A menudo el cabello dañado está falto de nutrientes y se le ha eliminado su aceite natural, el sebo, que protege la melena y la mantiene hidratada, fuerte y brillante. Una mascarilla capilar con base de aceite ayuda a mantener la hidratación y reforzar los folículos para evitar más daños.

¿Con qué frecuencia debo usar una mascarilla capilar reparadora y cómo me la aplico?

Aplica la mascarilla en cuanto te des cuenta de que tu cabello está dañado. Cuanto antes la apliques, antes empezará a hacer su magia. Elige una mascarilla que sea rica en antioxidantes y nutrientes. Hay muchas que puedes comprar en cualquier tienda, pero asegúrate de que contienen ingredientes naturales. También puedes hacerte tus propias mascarillas capilares en casa con aceite de coco y aceite de oliva.

Para hacer tu propia mascarilla, derrite dos partes de aceite de coco y mézclalo con una parte de aceite de oliva. Aplícatelo en el pelo, centrándote en las puntas, recógete el pelo en un moño y cúbrelo con un gorro de ducha o una toalla.

macadamia
Déjalo actuar durante 15 minutos antes de aclararte el pelo en la ducha. Lávate y acondiciónate el pelo con un champú rico en aceites. Si prefieres utilizar una mascarilla capilar reparadora formulada especialmente para el cabello dañado, prueba la mascarilla Fructis Nutri Repair 3 Butter de Garnier. Tiene un alto contenido de extractos de jojoba, nueces de macadamia y almendras, que hidratan y fortalecen tu pelo para evitar más daños y devolverle el brillo.

Es importante utilizar una mascarilla capilar de buena calidad, ya que algunas contienen sustancias químicas agresivas que eliminan los aceites naturales del pelo y lo dejan vulnerable a más daños.

Deberías utilizar una mascarilla capilar una vez por semana, incluso si tu pelo está sano. Las mascarillas capilares son especialmente buenas para el pelo seco, pero ayudarán a todos los tipos de cabello a retener su brillo. Sus nutrientes naturales proporcionan a tu melena una inyección de hidratación, rejuvenecimiento y potenciación del brillo natural.

¿Hay algo más que pueda hacer reparar mi pelo dañado?

Tu pelo necesita un mantenimiento regular para revitalizarse. Hay maneras de prevenir el daño del cabello: combina tu mascarilla capilar con un champú y un acondicionador con alto contenido de aceites y córtate las puntas abiertas cada seis semanas para mantener tu melena sana y minimizar la rotura. Esto es especialmente importante si tu pelo está decolorado/teñido o con otro tipo de tratamiento. Cuanto antes te cortes las puntas, menos oportunidades habrá de que se sigan abriendo. Cortar las puntas abiertas también fomenta el crecimiento y el brillo natural.

También te interesará