Lectura: 3 minutos

Si tienes el pelo liso, seguro que en ocasiones te apetece lucir una melena con más textura. Sigue este tutorial para aprender a rizar el pelo liso.

Aunque el pelo liso suela parecer menos problemático, lo cierto es que en ocasiones puede resultar más monótono. Rizar el pelo liso es una manera muy sencilla de salir de la rutina y es más fácil de lo que crees. ¡Descubre cómo!

Seguro que te suena esta historia: tienes un evento, te apetece innovar en tu peinado y decides rizarte la melena. El resultado no siempre es el deseado y, a veces, toca pasar por la ducha otra vez y comenzar de nuevo el peinado. No te preocupes, los rizos ya no serán un misterio por resolver para ti, por muy liso que tengas el pelo.

  • Cuida la salud de tu melena

Como para todos los peinados, tener una melena saludable es vital para que el resultado sea perfecto. Para ello, es importante mantener una buena hidratación de la fibra capilar. Conseguirlo es muy sencillo: debes aplicarte una mascarilla. Lo mejor es que optes por fórmulas adaptadas a tu tipo de pelo para no engrasar tu cuero cabelludo y dejarlas que hagan efecto antes de aclarar. ¡Notarás un antes y un después en el aspecto de tu melena!

  • Usa un producto específico para los rizos

Como lo que buscas es pasar de un pelo liso a una bonita melena rizada, deberás usar productos que te ayuden a alcanzar ese resultado. Nosotros te proponemos la franquicia de Fructis Nutri Rizos, el Champú y Mascarilla de Fructis Nutri Rizos y para terminar, la Crema sin Aclarado de Fructis Nutri Rizos. Se puede aplicar con el pelo mojado, no hace falta aclararlo y podrás secarlo al aire. Gracias a su fórmula, lograrás unos rizos definidos y elásticos. ¡Te aportará un extra de nutrición para que luzcas los rizos que siempre quisiste!

  • Seca el pelo

Antes de rizar el pelo, deberás retirar el exceso de humedad de la melena. Para ello, te aconsejamos que uses una toalla de microfibra y vayas escurriendo poco a poco el pelo con ella. Si no tienes una toalla así, una camiseta de algodón que ya no uses te servirá también. ¿Qué conseguirás con esto? Reducirás al mínimo el encrespamiento para conseguir unos rizos más definidos y bonitos.

Además, te recomendamos que evites el uso del secador. Al rizar el pelo, lo vas a exponer a fuentes de calor y, secándolo al aire, conseguirás reducir el daño que las altas temperaturas pueden hacer al pelo.

  • Y ahora…¡riza!

A la hora de rizar, puedes optar por distintos métodos según el resultado que busques o la práctica que tengas.

Una de las opciones son las tenacillas que permiten rizar el pelo rápidamente. Para ello, deberás separar tu melena en secciones y comenzar por la parte de la nuca. Coge mechones de unos dos dedos de grosor y gíralos alrededor de las tenacillas. Después, espera alrededor de tres segundos y suéltalos. Si quieres que el rizo quede más marcado, deja que se enfríe según lo sueltas del aparato elegido. Para un resultado más natural, estíralos un poco mientras se enfrían de manera a que el rizo quede más relajado. Es importante mantener las tenacillas en horizontal, paralelas al mechón a rizar. Si no, el resultado será más un tirabuzón que un rizo y quedará demasiado marcado.

La otra opción a la hora de rizar el pelo son las planchas de pelo. Con un poco de maña, conseguirás unas ondas perfectas. Para ello, comienza con una partición al centro de la melena. Después, deberás empezar rizando la parte trasera de la nuca. Coge un mechón y pásalo por el medio de la plancha. Una vez hayas hecho ese paso, desliza la herramienta mientras giras la muñeca de forma que el mechón quede “enrollado” en la plancha. Cuando llegues al final, suéltalo para descubrir tus nuevas ondas. Sigue este proceso con el resto de la melena y ¡ya está! ¡Has visto qué fácil es?

Ahora que sabes lo sencillo que es conseguir rizar el pelo liso, queremos ver qué tal se te da. Si sigues nuestro tutorial, comparte tus fotos con tus nuevos rizos en tus redes sociales y etiqueta a @garnier_es. ¡Queremos ver cómo te queda!

También te interesará