En la temporada de invierno, es arriesgado salir a la calle con el pelo húmedo, ya que la probabilidad de coger un resfriado es mucho mayor. A pesar de las prisas, siempre tienes tiempo para secarte el pelo con secador, algo habitual en esta época del año. Pero, ¿sabes que el exceso de calor para tu cabello no es del todo positivo? Los expertos en estética aseguran que esto implica una agresión térmica alta para tu pelo, lo que provoca que éste se vuelva más quebradizo y aumente la probabilidad de su caída.

Pero, ¡esto no significa que dejes de usar secador en invierno! Solo debes seguir una serie de pasos y recomendaciones para evitar al máximo su daño. ¿Quieres conocerlos?

Trucos para utilizar el secador en invierno

Lo primero de todo, antes de emplear el secador, procura eliminar la humedad de tu cabello con una toalla, de esta manera agilizas su secado. Ten en cuenta que, a menor tiempo de exposición al aire caliente, menor agresión capilar.

Para mimar tu cabello frente al calor, también es aconsejable que utilices un protector y, después, debes aplicarte un sérum sellador de puntas, para reconstituir el cabello seco y quebradizo. El sellador Tesoros de Miel de la gama Original Remedies es un producto que te ayudará a hacer frente a esta rutina, puesto que repara, protege y da vida a tu cabello, gracias a sus extractos naturales y a sus tres nutritivos ingredientes: jalea real, miel y extracto de propóleo.

No pongas la temperatura del secador excesivamente alta

Si ya de por sí el calor es perjudicial para tu melena, si activas el secador a máxima temperatura, mucho peor. ¡Evita poner el secador de pelo al rojo vivo! Es importante que cuentes con un aparato que tenga regulador de temperatura. Cuanto más frío sea el aire, mejor.

También es recomendable que lo utilices a una distancia prudencial, de esta manera reduces el daño. Lo ideal es hacerlo con el brazo ligeramente extendido para que el foco del calor no esté directamente rozando el pelo. Y también es importante que no dejes el secador en un punto fijo en la cabeza, sino que lo muevas con asiduidad, así evitarás un recalentamiento.

Por supuesto, las planchas para el pelo, también son un elemento negativo. Para lucir un alisado perfecto, es recomendable utilizar planchas de cerámica para cuidar al máximo tu melena, así como realizar pocas pasadas. Si con una o dos pasadas ya consigues el resultado que deseabas, evita pasártela más veces.

¡Toma nota de todos estos consejos y cuida tu melena de principio a fin!

También te interesará