Lectura: 4 minutos

Con la llegada del verano, comienzan los planes al aire libre. Las tardes en la piscina, las vacaciones en la playa, las sobremesas en las terrazas y los festivales son solo algunos de ellos. ¿Qué tienen todos en común? Que nos exponemos al sol. Como bien sabrás, es importantísimo proteger la piel de los rayos del sol y para ello debes elegir una crema adecuada para ti. ¡Aquí te contamos cuáles debes elegir!

En este artículo os vamos a dar las pistas necesarias para conseguir la protección perfecta y el moreno ideal.

“Antes de seguir, hay que recordar que debemos emplear crema de protección solar durante todo el año, y sobre todo en el rostro, ya que los rayos del sol atraviesan las nubes, aunque el tiempo no sea bueno”

¿Qué fototipo eres? La importancia del factor de protección solar

Para elegir la crema que vamos a utilizar, tenemos que ser conscientes de nuestro aguante bajo el sol. Ahora que lo sabemos, cuando vayamos a elegir nuestro protector, entra en juego el Factor de Protección Solar o SPF. El número que acompaña a estas letras SPF, indica cuánto tiempo aumenta un protector solar la capacidad de defensa natural de la piel frente al enrojecimiento previo a la quemadura, es decir antes de que esta llegue a quemarse.

“El nivel promedio de sensibilidad al sol depende del tipo de piel y de la exposición”

Para calcular el tiempo de protección, se puede realizar una sencilla operación que estima el tiempo del efecto de la crema solar: se trata de multiplicar el tiempo que una persona puede estar al sol sin que la piel se enrojezca y multiplicarlo por el número que viene en el envase del protector solar. Por ejemplo, en caso de que el tiempo de resistencia natural de la piel al sol sea 10 minutos y el número del factor de protección solar sea 15, significa que la piel va a estar protegida durante 150 minutos.

¡Ahora ya sabes que el número SPF no es el tiempo que resiste el protector solar!

¿Qué fototipo eres?

Lo primero es saber que el protector solar no protege de igual manera a todo el mundo ya que hay personas con pieles sensibles que se empiezan a enrojecer tras estar unos pocos minutos en contacto con el sol y otras que resisten más. Para ello, debes conocer tu fototipo, el que corresponda a tu tipo de piel. Descubre a continuación cuál es el tuyo:

 Mujer con Fototipo 1 piel extremadamente sensible

Fototipo 1 / PIEL EXTREMADAMETNE SENSIBLE

  • Piel muy clara, con pecas.
  • Pelo rubio o pelirrojo
  • Ojos azules
  • No se broncean
  • Se queman con mucha facilidad

Fototipo 2/ PIEL SENSIBLE

  • Piel clara
  • Pelo rubio o castaño claro
  • Ojos azules, verdes, avellana
  • Broncean ligeramente
  • Se queman con facilidad
 Mujer con Fototipo 3 piel intermedia

Fototipo 3 / PIEL INTERMEDIA

  • Piel clara o media
  • Pelo castaño
  • Cualquier color de ojos
  • Broncean uniformemente
  • Se queman a veces

Fototipo 4 /PIEL INTERMEDIA

  • Piel morena
  • Pelo oscuro
  • Ojos oscuros
  • Broncean siempre
  • Se queman poco
 Mujer con Fototipo 5 piel bastante resistente

Fototipo 5 / BASTANTE RESISTENTE

  • Piel muy morena
  • Pelo oscuro
  • Ojos oscuros
  • Broncea con rapidez
  • Muy difícil que se quemen

Fototipo 6 / BASTANTE RESISTENTE

  • Piel negra
  • Pelo oscuro
  • Ojos oscuros
  • Broncea intensamente
  • Casi nunca se queman

¿Qué es la fotoprotección? Los 4 mandamientos del bronceado seguro

Antes de dar los cuatro consejos, conviene tener claro qué es la fotoprotección. Su objetivo es prevenir el daño de nuestra piel ante la exposición a la radiación ultravioleta del sol. Nuestra piel tiene sus propias formas de adaptarse y defenderse de estos rayos, pero su eficacia cambia según la persona y es muy débil en los fototipos claros.

Recomendaciones para garantizar un bronceado seguro:

  • Aplica el fotoprotector unos 30 minutos antes de la exposición solar para darle tiempo a ser absorbido por tu piel.
  • Aplícalo sobre la piel bien seca.
  • Es recomendable empezar con el SPF más alto, y después ir bajando poco a poco. En este sentido, también influye si tu piel es clarita o más bien morena.
  • Cuando la piel entra en contacto con el agua, la duración de la protección disminuye considerablemente, por lo que es recomendable renovar la crema con frecuencia.

En Garnier nos preocupamos por tu piel y por tu bienestar. Por eso, tienes a tu alcance una gran variedad de protectores solares que harán que disfrutes del verano de una forma mucho más segura. Si tienes niños, la gama Delial Sensitive Advanced Niños es ideal, resistente a la arena y el agua y no deja que ésta reste protección. Perfecta para que los niños hagan una fortaleza en la orilla.

Y para los más mayores, este año podrás disfrutar del sol sin esa sensación pegajosa y pesada de la crema solar con la gama Delial UV Water, una protección bifásica con aloe vera que refresca y protege del sol. Ligera como el agua e hidratante para adaptarse a las necesidades de tu piel este verano.

Para la protección solar del rostro, solemos buscar fórmulas fáciles de aplicar y de rápida absorción. Para ello, el UV Gel Hidratante de Sensitive Advanced es perfecto. Su fórmula se absorbe como un gel e hidrata como una crema, con un acabado refrescante. ¡Perfecta para todos los días del año!

Ahora qué entiendes mejor qué es el SPF y cómo debes elegir tu protector solar, seguro que te quedas más tranquilo este verano. Recuerda aplicarte el producto todos los días, conseguirás mantener la salud de tu piel perfecta. Si tienes alguna duda sobre protectores solares, ¡pregúntanos en nuestras redes sociales! Estaremos encantados de ayudarte.

 

También te interesará