¿Sabías que la piel es el órgano más grande del cuerpo? Por eso, se puede saber mucho sobre ti con solo observar el estado de tu piel. Aspectos como tu salud física, tu estado emocional, la dieta que sigues, cuántas horas duermes o la manera en la que te hidratas son algunos de los datos que envías a todo aquel que te mira. Increíble, ¿verdad?

Respecto a esto último, sobre todo, ¡somos agua! Por tanto, es natural que la hidratación de la piel sea uno de los factores clave para mantenerla perfecta.

¿Por qué es tan importante la hidratación de la piel?

Mantener una piel suave al tacto y con un aspecto joven y fresco es uno de los objetivos principales de las rutinas de belleza. La razón es muy clara, previene y retrasa la aparición de escamas, arrugas y manchas prematuras.

La hidratación de la piel es esencial para ello, pero no solo por razones estéticas, sino porque la piel funciona como barrera. De hecho, protege tu cuerpo de todas las amenazas del exterior. Por tanto, cuanto más sana y fuerte mantengas tu piel, mejor te encontrarás y menos enfermedades cogerás.

Cuando la piel comienza a perder agua de forma excesiva, también desestabiliza la cantidad de lípidos. Esta falta de agua afecta a la epidermis y a la capa córnea, principalmente, lo que provoca que la piel se reseque, quiebre y envejezca.

La deshidratación puede afectar a cualquier tipo de piel, volviéndola rugosa y escamosa, aunque también suele ser temporal y fácil de remediar.

Cómo mantener la hidratación de la piel en los mejores niveles

Estas son algunas claves que nunca debes olvidar para mantener tu piel hidratada y saludable:

  • Nutrición: el primer paso para mantener una piel bella es procurar tener una dieta equilibrada. Evitar la comida frita y la conocida como “basura” o rápida es lo mejor. Por tanto, apuesta por una alimentación rica en frutas y verduras, ya que aportan gran cantidad de vitaminas y agua y te ayudarán a evitar la aparición de imperfecciones y granitos
  • Bebe suficiente agua
  • Buena higiene: la exposición continua a factores externos como la contaminación, el polvo, exceso de sol e incluso moléculas muertas de la misma piel, provocan que los poros se obstruyan y que dejen de respirar, dando lugar a impurezas, en forma de granitos y manchas, por lo que es importante limpiar bien el rostro cada día.
  • No abuses del maquillaje: te aconsejamos utilizar maquillajes ligeros y retirar el maquillaje al final del día. ¡Tu piel también necesita respirar!
  • No abuses del sol, puesto que deshidrata la piel. Lo mejor es procurar no tomarlo en las horas centrales del día, y ¡siempre con protector solar!
  • Ayúdate de productos hidratantes: un muy buen recurso para conservar una correcta hidratación de la piel es usar, de forma diaria, crema hidratante. También, puedes recurrir a aceites naturales de aloe vera o coco, además de a Mascarillas Skin Active, que hidrata la piel ¡en 15 minutos!

No olvides que existen diferentes tipos de piel, con necesidades distintas, además de diferentes hábitos cotidianos que la afectan. Lo mejor es que revises cuáles son las necesidades de la tuya y le des el mejor cuidado posible. Y, recuerda, ¡a más hidratación de la piel, más años de juventud!

También te interesará