Lectura: 2 minutos

Uno de los peinados que nunca falla es, sin duda, la trenza de espiga. Lo que te puede parecer un mundo en realidad es bastante más sencillo de lo que imaginas. Sin embargo, si aún no sabes cómo hacer una trenza de espiga y que no parezca que llevas nudos en el pelo, no te preocupes, vamos a darte las claves y los pasos a seguir.

Una vez conozcas la técnica, solo te hará falta un poco de práctica para que las trenzas te queden perfectas y tengas listo tu peinado de verano en pocos minutos. Para aprender e ir cogiendo algo más de maña, lo ideal es que comiences haciéndosela a otra persona, así verás dónde cometes los errores o de qué manera puede quedar mejor. Y ahora, ¡pongámonos manos a la obra!

Cómo hacer una trenza de espiga paso a paso

  1. El primer paso será desenredar bien el pelo, puedes usar la mascarilla Hair Food Aloe Vera para facilitar la tarea. Además de hidratar el pelo, la puedes usar sin aclarado así que podrás aplicarla justo antes de peinarte. Después, hay que dividirlo en dos partes iguales (vamos a hacer una trenza de espiga con todo el pelo, pero esta misma técnica te servirá si quieres hacerla solo en una zona de la cabeza).
  2. El segundo paso es clave y es el que tendrás que ir repitiendo, así que ¡atenta! Para que sea más fácil, sujeta cada partición de pelo con una mano. Ahora, divide el mechón derecho en dos y pasa la parte del exterior por encima del otro mechón para unirlo a la partición de la mano izquierda. Básicamente es ir formando una X. Luego haz lo mismo con el otro lado, es decir, divide el mechón de la mano izquierda e incorpora el mechón exterior al derecho, igual que antes.
  3. Solo hay que repetir este proceso con un lado y otro hasta tener todo el cabello trenzado, y colocar una goma al final para que la trenza no se deshaga. ¡Y listo! Ya tendrás tu trenza de espiga para lucirla este verano.

Para mantener el peinado perfecto, después solo tendrás que aplicar una laca, como Fructis Style Laca Volumen que, con su tecnología anti-humedad, mantendrá tu pelo perfecto durante 24 horas, incluso si estás en la playa y la humedad pretende hacer de las suyas en tu cabello.

Como ves, hacer una trenza de espiga resulta mucho más sencillo de lo que podría parecer; incluso si no la quieres llevar recta y prefieres hacerla ladeada o a partir de una coleta, si quieres colocarla solo en los laterales de la cabeza y llevar el resto del pelo suelto, o si la quieres hacer para combinarla después con otro tipo de peinado. Las trenzas son muy fáciles de elaborar y, con un poco de práctica, nos permiten lucir una melena peinada e ideal en muy pocos minutos.

¿A qué esperas para ponerte manos a la obra? ¿Sabías hacerte ya la trenza de espiga? Comparte fotos del resultado etiquetando a @garnier_es. ¡Seguro que te queda genial!

También te interesará